Escuela alemana de grafología, Grafología, grafología y Filosofía

Escuela alemana de grafología – Klages

Klages, antes que grafólogo, era un filósofo y caracterólogo alemán. Digo esto por que en realidad sus fundamentos son de la filosofía, y su estudio del carácter lo obliga a incursionar en la grafología.

Intentaremos aquí reivindicar algunas de sus ideas que siguen la filosofía existencialista cuyos orígenes podemos encontrar en Søren Kierkegaard y que continuarán luego Friedrich Nietzsche, Martin Heidegger, Sartre o Albert Camus entre los filósofos más destacados de esta corriente.

Caracter según Klages – Alma y Espíritu

Este no es un concepto fácil, si bien en alguno de sus libros aparece como que se presentaran en conflicto, en realidad es un conflicto que acaba en el progreso del hombre civilizado.

El Alma según Klages

Entiende alma como esencia, que está, no sólo en el ser humano, sino en todas las cosas, animadas o no, pero es fundamentalmente particular e individualizador de cada sujeto.

En los seres vivos, o animados, esta alma es esencia vital y se puede dividir en dos, un alma contemplativa y pasiva y que es a su vez instintiva, por ser receptiva y corpórea, y un alma activa, modificadora y que es a su vez reflexiva.

El alma instintiva como contemplativa y pasiva, la sensación.

El alma contemplativa capta el mundo exterior en forma inmediata, instintivamente, de forma objetiva pero de manera superficial. Es la sensación corpórea de la realidad.

El alma reflexiva como modificadora y activa

El alma activa, interviene, es subjetiva pues implica autoreflexión, pero capta la realidad de manera más profunda permitiendo el autoconocimiento.

Así, cuando digo, “la mesa es blanca” estoy captando la realidad de manera inmediata e instintivamente. No me involucro y por lo tanto la capto objetivamente.

Sin embargo, cuando intento explicar que es lo que hace que la mesa sea blanca, o a las preguntas porqué la mesa es blanca?, o qué otras cualidades tiene la mesa?, o incluso para afirmar que se trata de una mesa, debo involucrar mi experiencia, hago autoreflexión, participo de manera activa en la construcción del concepto y ya no es meramente contemplativo. No me quedo en la superficialidad, pero sin embargo, voy subjetivizando más el concepto, me voy involucrando más.

El alma contiene dos polos

El alma contiene dos polos, uno activo y otro pasivo. Uno reflexivo y otro sensitivo o corpóreo.

Estos polos del alma, aparecen en todas las cosas del universo.

Positivo negativo, calor y frío, mujer y hombre, luz y oscuridad etc.

Todos los polos están más unidos entre sí, pues son la continuidad o extremo el uno del otro, de tal forma que el uno contiene al otro y no puede existir sin el otro.

El espíritu

El espíritu, a diferencia del alma es general y regulador, y existe más allá del tiempo y el espacio.

El espíritu es para Klages lo que permite relacionar lo que capto del exterior con mis propias experiencias.

Establecerá pues el límite y alcance de cada cualidad.

El impulso del alma activa, es decir, cuando impulsado por la voluntad quiero hacer algo, existe una fuerza y contraria que me muestra el sentido contrario, regulando el alcance y límite de mi accionar. Me muestra las consecuencias del polo opuesto a cada acción.

Es aquí dónde aparece el conflicto entre alma y espíritu. Mientras el alma me impulsa a actuar en uno u otro sentido, el espíritu me muestra el sentido contrario y me regula el accionar, limíta mis impulsos primitivos. Sea para bien o para mal.

Relación Alma – Espíritu

En otras palabras, Klages tiene una visión Hegeliana (Hegel y la fenomenología del espíritu) en su noción de espíritu.

El espíritu expone la antítesis, a la tesis del alma (que quiere mi alma) y me hace actuar en consecuencia – su síntesis.

A partir de esta dialéctica se va conociendo el hombre a sí mismo y va evolucionando en civilización.

Klages termina diciendo en esta relación, que el espíritu general y regulador, da la materia para el alma creadora individualizadora y particular, pues si no fuera por el espíritu, poco sabría el hombre sobre su accionar, no podría conocerse a sí mismo y por lo tanto no conocería las consecuencia de los actos que realiza ya sea para contemplar como para actuar. Actuaría por pura naturaleza instintiva.

Como conocer el carácter – la grafología alemana.

Dirá Klages que el carácter que se constituye de esta relación entre alma y espíritu se puede conocer a través de los movimientos expresivos

Todo movimiento expresivo, corporal, gestual o verbal, es expresión anímica del alma bajo el yugo del espíritu, que forma el carácter de la personalidad.

Las manifestaciones que mejor permiten estudiar estas expresiones como lenguaje del alma, son aquellos movimientos que dejan una huella, y es aquí dónde aparecerá la necesidad del estudio de la escritura y su ciencia, la grafología para estudiar el carácter.

La escritura es el movimiento expresivo del carácter que deja una huella y permite ser estudiada con detenimiento, sin la presión del tiempo.

El ritmo y el compás en la escritura según Klages

El ritmo es, según klages, la manifestación de la vida, del alma. Así una escritura rítmica muestra un ser auténtico, espontáneo. Un alma que se expresa sin condiciones. La escritura rítmica se expresa en la escritura creativa, singular y única según Klages

El compás es según Klages manifestación del espíritu, de la relación y regulación del individuo con el medio, que toma conciencia de sí y de sus actos y se los regula. Una escritura acompasada o arritmica muestra un ser controlado, que inhibe sus tendencias naturales, y se expresa a través de las escrituras estandarizadas, caligráficas, contenidas, etc.

El nivel de la forma según Klages.

Como todo existencialista, Klages propone abrazar el alma, expresar la singularidad y no seguir el designio marcado por otros, sino escuchar nuestros propios deseos e instintos para ser seres auténticos.

De la combinación del ritmo y del compás, obtendrémos los distintos niveles de la forma.

Para Klages el nivel de la forma sepára a este ser auténtico, del individuo que se pierde en la opinión ajena. Que actúa para complacer y deja de escuchar su propia voz interior.

Cuanto más rítmica sea la escritura más auténtico es el individuo y por lo tanto su nivel de forma será más alto, todas las cualidades que tenga, serán por su propia naturaleza y no por que alguien así se lo indique desde el exterior, cuanto más acompasada, estaríamos ante un ser inauténtico, y por lo tanto un nivel de forma más bajo.

El ejemplo. La regularidad e irregularidad en la escriura

Decíamos que cada aspectos gráfico tiene una doble manifestación del alma que nos muestra el alma activa, subjetiva y reflexiva, y por otro el alma pasiva, corporea, sensible.

La escritura regular expresa la voluntad, la voluntad es la voz activa del alma, pues es expresión del querer, de la subjetividad y reflexión individual del alma.

la escritura irregular es expresión del sentimiento, la voz pasiva, lo corpóreo, es la experiencia.

El espíritu según expresabamos, opondrá una a la otra, limitando y regulando el accionar de una u otra tendencia natural.

Escritura regular y rítmica

Así una escritura regular y rítmica, muestra para Klages una tendencia natural a la voluntad constante, firme y perseverante, que no abandóna lo que se ha propuesto. Está en su naturaleza.

La escritura irregular y rítmica

Por otra parte la escritura irregular y rítmica expresaría una persona que se vuelca natural e instintivamente a vivir distintas experiencias, a sentir y apasionarse, vibrar con el mundo, cambiar y renovarse constantemente.

La escritura regular y arrítmica o acompasada

Si estas tendencias se dieran por oposición del espíritu. Es decir, si por ejemplo la regularidad fuera ya no un reflejo del alma, sino un reflejo del límite regulador del espíritu, tenemos al individuo que ha apagado sus sentimientos, su necesidad de experimentar y ha decidido por regulación, vivir en la apatía, la monotonía, el descanso y la vida estandarizada del hombre común.

La escritura irregular y arrítmica o acompasada

Si hablaramos de la irregularidad como reflejo del espíritu, es por que el hombre sopesando su tendencia natural a la regularidad ha decidido terminar con ella, y ha caído en la inconstancia, e inseguridad de sus actos, desconociendo lo que está bien o está mal, se ha vuelto sensible y temeroso.

La polaridad

Si bien Klages, expresa la conducta en términos de polaridad, positivo, negativo, bueno y malo, auténtico e inauténtico, en realidad Klages reconoce que en el medio existe toda una gama de opciones entre las que se moverá el individuo, en la cual también participan otros muchos aspectos.

A modo de ejemplo, en la voluntad, según Klages, no sólo participa la voluntad de querer (que fue la que analizamos), sino también la voluntad de poder, vinculado a la mayor o menor facilidad que tenga el individuo para desempeñar la acción, así como también la resistencia o energía física para conseguirlo.

Por lo tanto esta polaridad es sólo teorica, y al momento de buscar los fundamentos del carácter en la escritura tendremos que recurrir a toda una red armonizada de tendencias.

Es así que Klages expresa que el grafólogo debe distinguir por lo menos 5 niveles de la forma cuando no 10, para ir abarcando toda la gama de posibilidades.

Conclusión

Esperando haber esclarecido por lo menos en parte esta compleja escuela alemana que suele ser por muchos grafólogos excluída, o según mi experiencia, muchas veces mal interpretada.

Es importante recordar que en casi todos los autores, hay una base filosófica que guía su pensamiento y fundamentación y estas adquieren mayor relevancia cuando estos autores incorporan una nueva escuela interpretativa.

Esta visión se hace más imperiosa y necesaria de tener en cuenta en Klages y toda la escuela alemana que vino después de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *