Grafología

LEYES DE LA ESCRITURA

La escritura tiene su fundamentación teórica en las leyes de la escritura establecidas por el Doctor francés Edmundo Solange Pellat.

Estas leyes a su vez se basan a su vez en un Principio fundamental y un postulado general por él establecidos y que son indiscutidos en la ciencia grafológica.

PRINCIPIO FUNDAMENTAL

La escritura es individual e inconfundible

Cada persona posee una escritura que jamás se confundirá con la de otra. No existen dos grafismos iguales, pudiendo siempre una distinguirse de otra.
Cada individuo gesticula a su manera y posee un timbre de voz que le es particular.

La escritura no pasa de ser un gesto. Pero de todos los gestos humanos, es el más íntimamente ligado a su formación psíquica.

De éste principio fundamental surge la imposibilidad de la imitación gráfica perfecta. Porque si alguien fuese capaz de reproducir en forma perfecta, que ni aún un grafo – técnico competente fuera capaz de reconocer la falsedad, no habría tal individualidad gráfica.

Postulado General

Las leyes de la escritura no dependen de los alfabetos utilizados.
Los alfabetos son creaciones del espíritu humano en diferentes culturas. No obstante, las leyes que rigen el grafismo se aplican en todos los alfabetos por igual: chino, hebreo, latino, etc.
Por consiguiente, la familiarización con el alfabeto se torna necesaria para el reconocimiento de sus características individualizadoras.

PRIMERA LEY – Subordinación del gesto gráfico o ley del impulso.

El gesto gráfico está bajo la influencia directa del cerebro.

Su forma no es modificada por el órgano escritor, si este funciona normalmente y se encuentra suficientemente adaptado a su función.

SEGUNDA LEY – Ley de acción del yo.

Cuando se escribe el “yo” está en acción, pero eL sentimiento casi inconsciente de que el “yo” obra, pasa por alternativas continuas de intensidad y debilidad. (Está en su máxima intensidad donde existe un esfuerzo a realizar, esto es, en los inicios, y en su mínima, donde el movimiento escritural está secundado por el impulso adquirido, esto
es en los finales).
Esta es la ley que regula el automatismo gráfico.

TERCERA LEY – Ley de la marca del esfuerzo.

No se puede modificar en un momento dado la escritura natural, sino introduciendo en el trazado la propia marca del esfuerzo que se hizo para obtener la modificación.
Esta ley preside los disfraces y las imitaciones lentas.

El esfuerzo queda marcado a través de una señal o característica cualquiera: parada, desvío, etc. que atestiguará la interferencia de la voluntad en el grafismo.

“La tendencia de volver a lo natural subsistirá” acarreando los indicios correspondientes que el técnico debe saber descubrir e interpretar.

CUARTA LEY – Ley de permanencia de caractéres

El escritor que actúa en circunstancias en que el acto de escribir es particularmente difícil, traza instintivamente formas de letra que le son más habituales o simples, de esquema más fácil de ser construido.

(Ley del mínimo esfuerzo).

Deja un comentario