Escuela alemana de grafología, Grafología

Ritmo de base de Roda Wieser

En esta oportunidad es el turno de Roda Wieser, seguidora de Klages, al concepto de ritmo de Klages va a incorporar la noción de Ritmo Base.

Antecedentes del ritmo base.

Roda Wieser llega a la noción de ritmo base estudiando la escritura de criminales distinguiéndola de los no criminales.

No es intención aquí de hablar de la escritura de los criminales, puesto que la misma autora posteriormente se retracto de dichas generalizaciones, sin embargo no así de sus aportes.

Para ello, se va a centrar en las características en común, universales que tienen las escrituras de los criminales, distinguiéndolas y diferenciándolas de los no criminales.

Ciencia de la apariencia y ciencia objetiva.

Nos dice Roda Wieser, que mientras Klages se centró en la ciencia de la apariencia – el ritmo entendido como manifestación del alma, ella va a centrarse en la ciencia objetiva, la universalidad, la regla, lo que según Klages se traduciría en las manifestaciones del espíritu, lo genérico.

Klages se centraba en el alma, Roda Wieser se centrará en el espíritu.

Para Klages, en una visión Roussoniana, entiende que el hombre es bueno por naturaleza. El hombre que sigue los designios de su alma, el hombre primitivo, sólo puede ser bueno y bondadoso, carente de toda maldada, y es la sociedad, la industrialización, las experiencias las que corrompen el alma, generando el problema vital para Klages, que es la envidia (La preocupación sobre un tema en particular que impide toda la manifestación vital es recurrente en la filosofía vitalista, así encontramos la idea del ser inauténtico para Heidegger, perderse en el infinito para Soren Kirkagard, o el nihilismo para Nietszche, o la perdida de libertad para Sartre, y la búsqueda de un sentido para Albert Camus entre otros).

Roda Wiesser, va a partir del hombre moderno, industrializado y civilizado.

Lo que permite al hombre la convivencia, pacífica, generando experiencias de amor, cariño, empatía y responsabilidad para con el prójimo, es el espíritu.

Para lograr esto, el hombre estaría sacrificando una parte de sí, de los impulsos de su alma; después de todo esa es la función del espíritu según Klages y a la que se adhiere Roda Wieser.

El ritmo base como rítmo polar dinámico.

Así como Klages veía dos polos en el alma, Roda Wieser ve dos polos en el espíritu. Un espíritu desgastado por un lado y un espíritu endurecido por otro.

Entre ambos polos del espíritu, hay un movimiento dinámico. Este movimiento vital dinámico, es lo que Roda Wieser llamará Ritmo de base. En los extremos deja de haber movimiento vital y sólo queda la muerte, lo estático, la ausencia de un ritmo de base.

Pero cuál es el significado del ritmo base

Debemos tener en cuenta que el espíritu es una noción general y abstracta, por lo que también lo será el ritmo base.

Dado que el espíritu lo que hace es tener en cuenta al entorno, sopesar el interés de los demás y de la sociedad a los intereses del alma, – a los intereses propios e individuales – el ritmo de base sólo le cabe las nociones de amor, comprensión, empatía y responsabilidad para con el entorno.

Así, al alma, cualquiera sea su estado (pasivo o activo, corporeo o mental), con un espíritu ablandado; será voluble, inquieto, irritable, facilmente alterable y arrogante.

Si el espíritu es rígido, no permitirá experimentar dichas sensibilidades y sentimientos del alma, volviéndose torpe, osco, testarudo, terco y cerrado, calculador apático.

Con un buen ritmo base, el alma en cuerpo y mente, serán dirigidos a la compasión, la responsabilidad y el amor, los sentimientos del alma serán encausados a la sensibilidad del alma. (Esto hace recordar sin dudas a Moretti, cuando nos habla de la generosidad de la escritura curva y las combinaciones con los ángulos A, B o C, de lo cuál hablaremos en otra oportunidad)

Según este espíritu este levemente volcado más hacia un lado o hacia el otro, encontraremos por un lado, un individuo que dirige sus sentimientos al encuentro con el otro, por lo que abandona su posición de irritable, inquieto y voluble, para convertirse en un sujeto activo, dinámico, vivaz, animado y decidido.

Por otro, a un individuo que abandona su posición testaruda, terca, y su vida monótona, falta de brío, para volverse en un pensador responsable, prudente, tranquilo, modesto (sacrifica intereses personales del alma en función de las normas sociales y del interés colectivo) , de convicciones e ideales firmes.

Como se manifiesta el ritmo de base en la escritura

Decía Klages que todo movimiento es expresión de una emoción, (la palabra movimiento proviene del latín movere que es emoción).

Agregaba que, si conocemos la causa de dichos movimientos conocemos el carácter.

y finalmente argumentará que la escritura se compone de un impulso motor, una emoción y cuya causa de su trayectoria estará dada por el mayor o menor acercamiento a la imagen que de dicho movimiento se representó. Esto no es otra cosa que la relación movimiento – forma.

Predominio del movimiento – Predominio de la forma en la escritura

Predominio del movimiento en la escritura

Esto es que en una escritura con predominio del movimiento, la imagen de la forma que se representa el sujeto es muy débil o carece de mayor valor.

Una escritura carente de controles, que es puro impulso, puro movimiento, libre y caótico, arrítmico, presentará un ritmo de base débil por debilitamiento del espíritu, el compás, las normas generales de como debe lucir una letra, un renglón, la estabilidad de la inclinación a la que Klages le otorga mayor importancia.

Predominio de la forma en la escritura

Una escritura con predominio de la forma, la imagen que se representa el sujeto y que deben seguir sus movimientos escriturales tiene mayor peso que el de sus impulsos emocionales.

Una escritura con un excesivo control, con un excesivo predominio de la forma, excesivamente acompasada, monótona, estructurada y estática, presentará un ritmo de base débil por endurecimiento del espíritu.

El ritmo de base se estudia en zona media o cuerpo medio de la escritura.

Roda Wieser, a través de sus constantes ejemplos, se preocupará en señalar que el ritmo de base se manifiesta en la zona media de la escritura, y que se trata de un equilibrio entre el movimiento del alma y la forma del espíritu lo que otorga un ritmo de base fuerte, y ello no está para nada relacionado con la presencia o no de ángulos o curvas, guirnaldas o arcos, presión o velocidad, etc. sinó con una visión más gestáltica y totalizadora del manuscrito, indicios de agilidad, espontaneidad, y dinamismo controlado y nivelado.

En otras palabras, que a la forma de la escritura no carezca de los impulsos del alma, ni que al movimiento gráfico le falte las formas del espíritu.

Conclusión

Roda Wieser es una de las autoras, bastante olvidadas por las academias grafológicas, tal vez por su complejidad, tal vez por haber vinculado su teoría a la criminalidad de la cual posteriormente se retracta (No de la existencia de un ritmo de base en la escritura y su significado)

Sin embargo creo que muchas de sus conclusiones son muy interesantes, aportando mayor dinamismo a la escuela rítmica alemana cuando se la complementa, de hecho el mismo Ludwig Klages en su obra “escritura y carácter” dedica lo que podríamos llamar como un sub-capítulo, suficientemente extenso, al reconocimiento y a los avances realizados por su colega y aprendiz cuando nos habla del “Ductus elástico, flojo o rígido”.

Espero les haya resultado de interés!!!

Deja un comentario