Categorías
Actualización

Implicancias del papel y la tinta en la escritura

Las causas mecánicas – Estudio de los instrumentos papel y tinta.

El papel

El papel cómo soporte, va a alterar en el escribiente sobre todo lo que tiene que ver con las dos fuerzas de progresión y de inscripción.

Para ello debemos tener en cuenta que existen varios tipos y clasificaciones de papel según las características que estemos considerando.

Nosotros tomaremos algunas clasificaciones de aquellas características del papel y su fabricación actual con sus posibles afectaciones que de alguna forma afectan al grafismo.

Vamos a considerar en las clasificación las siguientes:

  • Refinado del papel
  • Tipos y grados de encolado
  • Gramaje
  • Papeles especiales
  • Tamaño del papel

Refinado del papel

El refinado del papel refiere al secado de la materia prima del papel durante su fabricación.

Encontramos dos tipos de refinados: Refinado graso y refinado magro.

Entre estos dos se encuentran una gran gama de papeles que distinguimos por su tendencia a graso o su tendencia a magro.

El refinado graso deja las fibras de la celulosa muy hidratadas, dotando al papel de fortaleza, dureza y cierta transparencia. Resta al papel de elasticidad, haciéndolo más quebradizo, dificultando su plegado. Los papeles que solemos utilizar en las impresoras domésticas de tamaño A4 suelen ser tendientes a un refinado graso. Un ejemplo claramente ubicado en el papel graso es el papel Vegetal.

El refinado magro deja las fibras enteras o casi enteras, dotando al papel de mayor ductilidad y facilidad de plegado. Son papeles de mayor grosor, blandos y opacos. Los papeles absorbentes suelen ser magros. También las revistas que utilizan impresión offset son un tipo de papel magro, dado que sus hojas caen sobre nuestra mano.

Afectaciones

El papel magro provoca una menor presión sobre el papel dado su elasticidad y blandura ya que genera la sensación de deformación de las formas escritas y a consecuencia empeoraría la legibilidad. Recordemos también que el papel magro se dobla más fácilmente sin quebrarse, por lo que la fuerza de inscripción ejercida provocaría un movimiento del soporte que podría acompañar el útil cuando este pisa el papel, fundamentalmente si este no está suficientemente encolado y es más poroso.

Por contrapartida el papel graso admite ejercer una mayor fuerza de inscripción, dado la rigidez del soporte.

Comparativamente, ante la misma fuerza de inscripción ejercida en un papel y otro, en el papel magro se evidencia y profundiza más el surco dejado sobre el soporte a lo largo del trazado, que en el papel graso.

Tipos y grados de encolado

El encolado es el proceso que tiene por finalidad la impermeabilidad de la tinta. Por lo tanto la distinción se hace en relación a ese proceso.

Trae como consecuencia un deterioro de las características físicas de los papeles como pliegues, elasticidad, etc.

Encontramos el proceso de encolado en masa o interno (el encolado sucede durante la preparación de la pasta), y encolado en superficie que se realiza cuando el papel está casi seco.

En el encolado en masa a diferencia del encolado superficial retarda la penetración del líquido (cómo agua) o tinta en el papel, pues reducen la porosidad del papel.

En el encolado superficial, al pasar la lapicera y romper las fibras del papel (cuando esto sucede) permiten un mayor grado de absorción.

Afectaciones

Un papel menos encolado, y por lo tanto más poroso, genera cuando empleamos el útil birome, un trazado poco nítido, cómo carcomido, con brisados, estrías, entre otras deformaciones.

Cuando el útil es de tinta más líquida o aceitosa, entonces no se produce estas roturas en el trazado, no se producen estos carcomidos pues este papel absorbe rápidamente la tinta dejando manchas de tinta evidentes, cegados, empastados, etc.

También estos papeles más encolados generan un desplazamiento de la energía de la fuerza de inscripción hacia la fuerza de progresión, evitando detenerme para no generar manchas.

En caso de un papel más encolado, la presión no llega a romper las fibras del papel provocando un corrimiento de la tinta hacia los costados dejando un trazado más nítido.

Si el trazado en este tipo de papel encolado fuera más lento, dado que el soporte es más sensible a manchas, y cegados, la tinta demora más en secar por lo que puede generar manchas por el propio apoyo del útil o de la propia mano, fundamentalmente por la mayor descarga de tinta sin ser absorbida.

Gramaje

El gramaje refiere al peso del papel. Es una de las clasificaciones más conocidas junto con la dimensión o tamaño.

Tenemos papel fino, que tienen un gramaje inferior a los 40 g/m2 entre los que se encuentran el papel biblia que tiene un gramaje de entre 25 a 35 g/m2, el papel cebolla entre 15 y 25 g/m2, y papel calco que se encuentra entre 35 y 40 g/m2.

El papel que solemos utilizar para escribir que suelen tener más encolado que el papel fino porque además el gramaje lo permite. Su peso suele ir de 64 g/m2 a 100 g/m2. El más común en encontrar en las librerías para uso doméstico es de 74 g/m2.

Los cartones tienen una consistencia y peso mayores que va entre 200 a 1000 g/m2.

Afectaciones

Un mayor gramaje o peso del papel admite una mayor fuerza de inscripción que un gramaje muy bajo, pues el peso está directamente relacionado al grosor del papel. Pero por otra parte, la marca del surco se aprecia en menor medida que un gramaje bajo, pues una mínima presión, ante un gramaje bajo suele ser más notorio.

El motivo por el que solemos asociar que cuando escribimos en cartón suele ser un trazado más fragmentado o movimiento saltatorio, en realidad no se debe al grosor en sí, si no al lisado y encolado que suelen tener el papel cartón.

Papeles especiales

Los papeles especiales, cómo los utilizados en los bancos, en la elaboración de cheques, papel moneda etc. Varían por su fabricación desde la borra del algodón y se les suele agregar diversas medidas de protección que no veremos aquí dado la extensión del tema y que es materia de otra disciplina cómo la documentoscopia y/o la pericia caligráfica. 

Algunos papeles especiales más utilizados en la escritura son:

  • El papel alisado
  • El papel couché
  • Papel vegetal.

Papel alisado: Se emplea tal y cómo sale de la máquina continua. Tiene varios grados de alisamiento siendo todos ellos en general en más o menos medida, áspero y rugoso al tacto.

Papel couché: Se forma con papel común, con un encolado especial que iguala toda su superficie. Genera una capa por sobre el papel por lo que no se alcanza el nivel de porosidad.

Papel vegetal: Es papel producido por algodón sometido a un baño de ácido sulfúrico.

Afectaciones

El papel alisado puede provocar la presencia de pequeños saltos del útil sin entintar correctamente, que llamamos brisados o fragmentaciones. También produce una disminución de la fuerza de progresión para procurar aumentar la fuerza de inscripción evitando esos pequeños saltos. La lapicera corre más lentamente que en un papel couché, dónde el gran encolado superficial permite un mayor deslizamiento de la tinta, nitidez en los trazos, etc.

El papel vegetal produce un muy difícil entintamiento más allá de la fuerza ejercida. Por lo que para poder darle relieve a la escritura se suele prsionar mucho, se deja una marca en el papel pero ésta igualmente se presenta muy poco nítida. El propio trazado se vuelve poco visible.

Tamaño del papel

El papel en fábrica normalmente se presenta en tamaño 100 por 70 cm. Junto con el de 70 a 50 cm. Estas medidas vienen producidas por la adaptación a los formatos de impresión de las máquinas y al seguimiento de las normas internacionales DIN que corresponden a la denominación Instituto de Normalización Alemán (Deutsches Institut für Normung)

Estas medidas se diferencias según serie en Serie A, B y C. No obstante, haremos referencia a la Serie A dado que es la más utilizada en empresas y a nivel doméstico.

La referencia en las dimensiones, por su estandarización en todas las impresoras actuales, es la DIN A4 cuyas dimensiones son de 29,7 x 21 cm

A partir de ahí distinguimos que la DIN A3 es de largo el equivalente al doble del ancho de la DIN A4, es decir 42 cm, y el ancho es equivalente al largo de la DIN A4 es decir 29,7 cm, lo mismo sucede con la DIN A2 tomando como referencia la DIN A3. Es por eso que la DIN A2 tiene de largo el doble del ancho de la DIN A3 es decir 59,4 y el ancho es equivalente al largo de la DIN A3 es decir 42 cm. Y así sucesivamente hasta la DIN A0. Y la misma lógica corresponde para la DIN A5 cuyo largo es equivalente al ancho de la DIN A4 y el ancho es la mitad del largo de la DIN A4, es decir 14,8, y así sucesivamente la DIN A6 en relación con la DIN A 5, hasta llegar a la DIN A10.

DIN A0841×1189 mm
DIN A1 594×841 mm
DIN A2420×594 mm
DIN A3 297×420 mm
DIN A4210×297 mm
DIN A5148×210 mm
DIN A6105×148 mm
DIN A7 74×105 mm
DIN A8 52×74 mm
DIN A9 37×52 mm
DIN A10 26×37 mm

Afectaciones

Cuanto más grande el soporte papel, mayor puede llegar a ser la dimensión del grafismo aumentando por lo tanto la fuerza de progresión, sin afectación de la fuerza de inscripción que se mantendría constante por lo menos en el corto tramo, y viceversa, diminuye la dimensión al disminuir el tamaño del soporte, pero según nuestra experiencia sí suele aumentar la fuerza de inscripción al reducirse la dimensión y por ende la contención sobre la fuerza de progresión.

Sin embargo debemos aclarar que el aumento o disminución de la dimensión del grafismo no necesariamente es proporcional al cambio de tamaño de la hoja.

La tinta

La tinta es aquella preparación liquida que permite dejar plasmado una imagen en el papel.

Analizaremos aquí lo que tiene que ver con las tintas provenientes de lapiceras cómo bolígrafos, biromes, plumas fuente, y en general todas aquellas llamadas de tinta líquida.  

Todas están compuestas, todas por un pigmento consistente en pequeñas partículas que dan color al líquido, y el vehículo que es el líquido que contiene el pigmento y que suele ser un barniz.

Las tintas se clasifican en grasas o de secado rápido y fluídas o líquidas.

Grasas: Son pastosas y se usan generalmente en bolígrafos.

Fluídas: Son más liquidas y se utilizan fundamentalmente para escribir con plumas estilográficas o fuentes y rotuladores o draipen.

Las tintas fluídas o líquidas:

Plumas fuente, draipen y las llamdas lapiceras de tinta líquida: Están compuestas por vehículos acuosos muy volátiles así como colorantes muy ligeros. Empapan la mecha de sustancia absorvente e impregnan la punta por capilarización.

Las tintas de bolígrafos

Las tintas de bolígrafo: se componen de un vehiculo barniz puesto en un tubo o depósito que suele almacenar aproximadamente 0,5 gramos de tinta, (lo que equivale a 1.500 y 6.000 metros de trazado) que lleva en su extremo exterior por el cual se escribe una esfera llamada bala generalmente de acero, que al girar toma la tinta del depósito y la transfiere al papel. El diámetro de la bala es muy variable pero en general oscilan entre 0,4 a 1,6 mm de diámetro, y el espacio entre la bala y el soporte es de aproximadamente 0,01 mm.

Afectaciones del útil

Lo primero que debemos considerar es que los útiles de tinta líquida llevan al escritor a ejercer una menor fuerza de inscripción que las de tinta grasa o bolígrafos, generalmente debido a la mayor descarga de tinta de la mecha sobre el soporte, que al tener un vehículo más acuoso, la energía se debe trasladar más a la fuerza de progresión o movimiento evitando detenciones dónde se produzcan manchas de tinta. Por su parte también debemos tener en cuenta que los bolígrafos, al contener una bala en su extremo, permiten un mejor deslizamiento de por sí, por lo que la fijación o impregnación de la tinta sobre el soporte se logra a través de una mayor fuerza de inscripción. Esta menor o mayor presión en uno y otro caso a su vez varían según el tipo de papel del que se trate según vimos ut supra.  

Afectaciones por el ángulo de inclinación del útil en relación al papel.

Los útiles dificilemente se emplean con un ángulo de 90º en relación al soporte, por el contrario suelen emplearse con un ángulo de entre 60º y hasta 40º en relación al papel. Una inclinación menor a los 40º cuando el útil es de tinta líquida o fluida deja una pastosidad en la escritura, evidenciada sobre todo en los ovalos por un entintamiento en su interior que llamamos cegado. En caso de bolígrafos, la inclinación menor a los 40º deja una marca en el papel por el apoyo de la zona adyacente a la bala que corresponde al soporte produciendo una estría o marca de profundidad o hundimiento del útil sin entintar, paralela al trazo.

Por otra parte una inclinación de este tipo en bolígrafos produce un menor calíbre en relación a la fuerza de inscripción ejercida sobre el papel. Lo que nos lleva a otra conclusión que es que el reflejo entre fuerza de inscripción y calíbre en el caso de bolígrafos, es más fiel cuando el útil está posicionado a 90º relación a la hoja, y por el mismo motivo el calíbre disminuye al aumentar la inclinación.

Sobre el calíbre en las tintas líquidas

En principio los útiles de tinta líquida presentan un calíbre directamente relacionado al ancho de la mecha, no obstante, si se ejerciera una mayor presión sobre el soporte, dado que la mecha no se desliza y no presenta la rigidez de la bala de acero de los bolígrafos, estas pueden ir abriendo los capilares de la mecha o puntas generando un mayor calíbre, pero en contrapartida, perdiendo nitidez el trazo, lo que va exigiendo paulatinamente ejercer una mayor presión sobre el soporte para que la tinta que corre por los capilares puedan impregnarse en el papel. En el caso de las plumas, una mayor presión abre la plumilla o plumín (punta de acero rígida de las plumas estilográficas) siendo más evidente los cambios de presión ejercida, ya que este tipo de plumas, prevé esa apertura para hacer caer la tinta.

Sobre el calíbre en las tintas grasas o de bolígrafo.

En el caso de los bolígrafos, la punta es una bola de acero que no altera si diámetro, por lo que las variaciones del calíbre dependerán directamente del mayor la mayor superficie que pueda entintar la bala en el papel, no llegando nunca a la extensión del diámetro puesto que en dicho caso estaría tocando el borde mismo del soporte que contiene la bala, pero el límite de 0,01 indica un tope que no permite llegar a tal extremo.

Así pues, si consideramos que el mayor calíbre responde directamente a la presión ejercida sobre el soporte papel, de tal modo que a mayor presión, mayor superficie de la bolilla de acero de la birome entre en contacto con el papel y por lo tanto el grosor del trazo será mayor, a menor presión, menor será el contacto de la bala con la superficie y por lo tanto menor será el calibre o grosor del trazo dibujado, entonces podemos hacer un estudio del calíbre y traducirlo al surco de la birome.

El primero en realizar este estudio fue el grafólogo italiano Sante Bidole, que en su obre “Grafometría”, quien utilizando distintas biromes con diámetros de la bolilla o bala que variaban entre 8, 10 y 12 décimas de mm, estableció una tabla de la fuerza ejercida sobre el papel en centígrados

De tal forma que por ejemplo, cuando la bala medía 0.8 mm de diámetro, y por la presión ejercida el calíbre era de 1,5 mm, la fuerza ejercida era entonces de 10 centígrados.

A continuación presentamos la tabla expuesta por Sante Bidole.

Fuerza en centígradosCalíbre en caso de diametro de la bolilla 8 mmCalíbre en caso de diametro de la bolilla 10 mmCalíbre en caso de diametro de la bolilla 12 mm
101.51.92.3
202.22.73.2
302.63.34.0
403.03.84.6
503.44.25.0
603.74.65.5
704.05.06.0
804.25.36.4
904.65.76.8
1004.86.07.2

Si bien este es un dato relevante, lo más importante que nos deja este estudio dado la gran cantidad de marcas y variaciones de bolígrafos, es que debemos tener en cuenta al momento de valorar la presión, cuál es el diámetro de la bolilla que se utilizó.

Siendo la birome marca Bic, la más utilizada y difundida hoy en día, podemos hacer un paralelismo con los estudios de Sante Bidole, siendo la Bic modelo Cristal A la más vendida y conocida la que utiliza una bala de 1mm de diametro, luego la propia empresa propone que el calíbre medio del trazo es de 0,4 mm, por lo que la fuerza media o modulo estaría entre los 40 y 50 centigrados.

Lo mismo sucede con el modelo Cristal C que es la que tiene un diámetro de bala de 0,8 mm y según la empresa su calíbre medio ronda los 0,3 mm, por lo que nuevamente encontraríamos la fuerza media en aproximadamente 40 centígrados.

Finalmente la bic modelo Cristal D tiene una bala de 1,2 mm de diámetro y su calíbre ronda los 0,5 mm.

El modelo Cristal B tiene una bala que mide 1,6 de diámetro, siendo el más grueso de los que comercia esta marca, y tiene un calíbre medio de 0,6mm.

Deja un comentario