Pericia Caligráfica

PERICIA CALIGRÁFICA – UN NUEVO MÉTODO 2019

La grafía manuscrita es algo tan personal, peculiar y característico del sujeto que lo ejecuta, que por medio de su análisis es posible identificar a su autor.

La Pericia Caligráfica es la técnica consistente en el cotejo entre un grafismo que llamamos dubitado (grafismo cuestionado) y los grafismos indubitados (aquellos atribuibles de manera cierta a un sujeto), a los efectos de determinar la autotenticidad o autoría del primero.

El método utilizado en la técnica pericial no se queda en la mera comparación de formas (de las letras, palabras, dibujos, etc.), sino que observa al grafismo como una actuación del movimiento en el espacio y el tiempo. Es decir, que se estudian además de los aspectos estáticos, los aspectos dinámicos, puesto que no podemos desvincular el acto de escribir con los contenidos psicofísicos temperamentales y profundos de la persona.

Para llevar a cabo el análisis y el cotejo de los grafismos que deben ser estudiados, el perito debe recurrir a la aplicación de diversos instrumentos (o grafoscopía) como ser distintos tipos de luminiscencia, (visible fría RGB, blanca, ultravioleta, infrarroja, aplicadas desde diferentes ángulos – rasante, incidente, oblicua, diascópica), cámara fotográfica con visión de iluminación infrarroja, microscopio de alta resolución, tableta informática de medición y captura de movimientos graficados y aéreos, presión y velocidad.

Nuestro método – Una nueva metodología de cotejo de firmas

La práctica y la experiencia, sumados al deseo de encontrar el mejor y más perfecto método de comparación y determinación de autoría, hemos elaborado un método único, que nos permite determinar en que medida, y fundamentalmente en que porcentaje, una firma pertenece o no a una persona, eliminando el margen de error en la observación en que pudiera caer el perito.

PROCESO DE CREACIÓN DEL MÉTODO

Teníamos claro que la comparación de los diferentes aspectos grafonómicos no nos brinda una certeza del 100%, no sólo porque así lo indicaba nuestro espíritu de investigación en todas nuestras prácticas, sino porque también resonaba en nuestra cabeza la idea que incluso una investigación como el ADN, entre otras prácticas médicas, no arrojaba resultados ciertos del 100%, Cómo era posible que un estudio de firmas, con los posibles errores de observación en las que podía caer el perito arrojaran un resultado con mayor fidelidad y certeza?

Esta duda aumenta si pensamos en que quien falsifica una firma o un documento lo hace con cierto grado de similitud a la original, fundamentalmente en cuanto a la forma, pero como sabemos, la práctica hace al maestro, y la similitud se extendía a otros aspectos como la velocidad, un aspecto que por su parte, también sabemos es muy difícil de evaluar si no fueron hechas las firmas, tanto dubitadas como indubitadas, en nuestra presencia, más allá de que contemos con el instrumental óptico necesario, e incluso así, las probabilidades de error en que podía caer el perito eran bastante grandes.

Es así que emprendimos la investigación de un nuevo método que nos dijera como saber, en cálculos de porcentaje, los grados de probabilidad en que una firma pertenece a una persona o no.

UN NUEVO MÉTODO EN PERICIA CALIGRÁFICA – elaborado por estudio Aranco & Asociados

Nuestra experiencia en Pericias Caligráfica nos mostraba que en el análisis, estudio, cotejo y comparación de firmas, había aspectos gráficos que el perito indudablemente le otorga mayor importancia o valor relativo, fundamentalmente, aquellos rasgos más inconscientes y que por naturaleza son más difíciles de imitar u ocultar, generalmente, la velocidad, la presión, los puntos de ataque y escape, los ligados entre letras, la abreación de óvalos, entre otros.

Pero estos aspectos que consideramos más inconscientes y determinantes, van variando firma a firma, persona a persona.

Es por esto que decidimos elaborar, caso a caso, una tabla de incidencia de los aspectos gráficos, teniendo en cuenta distintas variables, como ejecución inconsciente y automatismo de los aspectos gráficos, posibilidades de observación, medición y margen de error.

Esto nos obliga a tener en cuenta, todos los aspectos y subaspectos gráficos analizables, y no solo aquellos que el perito, intuitivamente considera cómo “más relevantes”.

Por otra parte cada uno de los aspectos gráficos será valorado en una escala numérica. Los valores máximos posibles, multiplicados por los grados de incidencia arrojaría el 100% de exactitud.

Así, el mayor o menor grado de exactitud en el cotejo de cada uno de los aspectos gráficos, será valorado por esta segunda escala que, multiplicada por la incidencia, nos arrojará el tercer valor definitivo.

La relación entre este tercer valor hallado y el 100% de exactitud posible, nos dirá en que porcentaje una firma pertenece o no a una persona.

Por su parte, si se diera un grado de exactitud del 100%, estaríamos hablando de la misma firma, no ya de dos firmas distintas de la misma persona, sino, exactamente de la misma firma. Estaríamos ante una re-implantación de una firma sobre otro documento, lo cual también sería una falsificación.

1 pensamiento sobre “PERICIA CALIGRÁFICA – UN NUEVO MÉTODO 2019”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *