Actualización de investigaciones neurociencia y escritura

Actualización de investigaciones neurociencia y escritura

En información a priori tenemos que el hemisferio izquierdo es el hemisferio encargado de controlar, procesar y organizar la información, mientras que el hemisferio derecho es el encargado de la imaginación, visualización, creatividad etc.

Anticipación motora

Para producir la escritura cursiva generamos continua secuencia de letras que varían en forma, tamaño y dirección del trazo.

La anticipación motora ocurre simultáneamente a la producción del primer grafema siendo prácticamente un movimiento compulsivo dónde se abrevia el proceso de citación del grafema. No hay tamaño ni sentido de la dirección que cambie.

Requiere por lo tanto menor proceso cognitivo realizar una repetición de un movimiento que cuando este cambia. Por ejemplo requiere menor proceso cognitivo realizar la doble “l” que la unión “ln”.

El experimento

Orliagueto y Böe en 1990 midieron el tiempo del movimiento para la primer “l” para examinar si el proceso de tamaño y camios de dirección afectaron la producción de esa “l”.

Dividieron la “l” en dos sentidos para ver si la anticipación de la siguiente letra modula la primera o segunda fase de los movimientos.

La primer fase concerniente a los movimiento de subida, la segunda fase concerniente a los movimientos de bajada.

Duración del movimiento de subida

El resultado reveló que la duración del movimiento de subida no fue afectada por la letra siguiente. Es decir, no hubo diferencia entre escribir “ll” o “ln”.

Para los autores no hubo diferencia porque el movimiento de subida fue programado antes de empezar a escribir.

Duración del movimiento de bajada

El tiempo del movimiento de bajada fue más largo en “ln” que en “ll”.

Deducción

Los autores investigadores interpretaron esto cómo la demora en el procesamiento para cargar la siguiente letra.

Mientras se produce el movimiento de bajada, los participantes del experimento anticipaban cambios en el tamaño y sentido de la dirección para producir la “n”.

Esto requería un mayor procesamiento que la reproducción del programa motor de la “l”.

El cambio de parámetros

La investigación adicional proporcionó evidencia que indica que anticipar un cambio de parámetro es suficiente para afectar el tiempo del movimiento descendente.  (Böe, Orliaguet y Belhaj 1991).

cambio en la dimensión

Los autores compararon la duración de la “l” en “ll” y en “le”, para examinar cómo el sólo cambio de tamaño podía afectar el tiempo de ejecución del trazo descendente de la primer “l”.

Tiempo de trazo descendente

El tiempo de bajada en la “l” era más corto cuando era seguido de “ll” que por “le”.

También compararon el tiempo de ejecución entre “le” y “ln”.

El tiempo de duración del trazo descendente era más corto cuando era seguido de una “e” que de una “n”.

Tiempo de trazo ascendente

El tiempo de subida en todos los casos siempre era similar.

Conclusión sobre el automatismo

Este patrón de resultado indicaba que cuando producimos el último trazo de una letra, en este caso el trazo descendente de la “l”, también estamos procesando el movimiento que tenemos que hacer después. En otras palabras mientras escribimos estamos anticipando la siguiente letra.

Esto es fundamental en la letra cursiva y el automatismo.

Que sucede con pacientes con Parkinson

Bidet – Ildei, Pollac, Kandel, Fraix y Oliaguet en 2011 llevaron un experimento en el que los pacientes con Parkinson tuvieron que escribir los trigramas “lll” y “lln” en una tableta digitalizadora.

Las medidas de duración de la segunda “l” no exhibieron ningún signo de anticipación motora.

Cotejo con personas sanas

Las producciones en adultos sanos produjeron diferencias de duración en el trazo descendente. La segunda “l” de “lll” fue más corto que el de “lln”. La duración del trazo ascendente fueron equivalentes.

Parkinsonianos bajo tratamiento

En “on” (bajo tratamiento dopaminérgico) los pacientes exhibieron un tiempo de movimiento similar al de los sanos, es decir, el tiempo de bajada de la segunda “l” en “lln” era mayor que en “lll”.

Por lo tanto los pacientes podrían anticipar la siguiente letra en la ejecución del movimiento descendente de la segunda “l”.

Conclusiones

El proceso cognitivo de preparación y anticipación de actos se produce en el movimiento descendente. Cuando ocurre la anticipación motora los parámetros temporales estará regulada por los parámetros de la siguiente letra.

Trazo descendente más consciente, trazo ascendente más inconsciente.

Siendo el trazo descendente el más cognitivo que anticipa y prepara los centros motores para la ejecución de la siguiente letra, y siendo el movimiento ascendente el reflejo del movimiento motor anticipado previamente, es el movimiento ascendente un movimiento más inconsciente.

El trazo lento es un trazo de preparación y anticipación

Este razonamiento tiene otro supuesto, y es que todo movimiento que se realiza más lento es un movimiento de preparación y anticipación para el movimiento que se ejecuta más rápido, puesto que el movimiento que se ejecuta más rápido es un movimiento de continuidad motora secuencial. La anticipación de secuencias motoras también ocurre en otros tipos de movimientos de otros actos (no escriturales).

La secuencialidad del movimiento

Cuando realizamos una acción, el movimiento está articulado todo junto, para poder realizar un movimiento secuenciado eficiente, suave y rápido (Lashley 1951, “serial ordering problema”).

La anticipación motora requiere que activemos información sobre que debemos hacer luego.

Cuando ocurre la anticipación motora, los parámetros temporales de una secuencia actual, estará regulada por la secuencia de la siguiente letra (Keele, Cohen e Irvy – 1990).

La anticipación motora (que se produce en el trazo descendente) acelera la escritura haciendo que estos trazos y los siguientes sean suaves, continuos y rápidos.

En el caso de los pacientes con Parkinson segmentan la secuencia en elementos simples, lo que resulta en una disminución del tiempo de movimientos y velocidad. Cuando esto ocurre, la capacidad para anticipar las secuencias venideras se pierden según los estudios de Gentilucci y Negrotti en 1999 en estudios de secuencias de comprensión.

Anticipación del sistema visual

Yendo más lejos, un interesante fenómeno de anticipación motora en la escritura es que las diferencias de tiempo del movimiento descendente en la “l” era detectado por el sistema visual para producir la letra siguiente.

Se les mostraba en la pantalla la ejecución de la letra “l” y se detenía al finalizar el trazo descendente y se le preguntaba que letra continuaba: “l”, “e” o “n”.

Esto indica que el proceso visual utiliza información anticipada para predecir la identidad de próximas secuencias motoras.

Movimientos de relajación, movimientos de constricción.

Siguiendo este razonamiento, todo movimiento que se realiza de manera suave, continua y rápida es más inconsciente por ser reflejo de un movimiento anticipatorio, preparatorio anterior. El movimiento descendente es lento y más fuerte, por lo tanto movimientos de constricción son movimientos más consciente o voluntarios o cognitivos.

La teoría de Jeanette Farmer

Esta investigación iría en consonancia con la teoría de Jeanette Farmer publicada en 1995 en la revista de la ASPG, que plantea la hipótesis de que todo movimiento de contracción estaría implicado el hemisferio izquierdo y en todo movimiento de extensión estaría vinculado el hemisferio derecho. De aquí se explicaría que en el zurdo el movimiento de expansión sea hacia la izquierda y su dominancia es del hemisferio derecho y que su movimiento de contracción sea hacia la derecha y la dominancia sea del hemisferio izquierdo acorde los estudios de Klara Roman y continuados por Patricia Siegel.

Relación con las zonas del cerebro

Si divido esta estructura en hemisferios, puedo decir que todo movimiento de constricción es propio del hemisferio izquierdo y todo movimiento de relajación es propio del hemisferio derecho.

Por otro lado, integrando otras zonas cerebrales, podríamos decir que todo movimiento descendente afecta al cortex por tratarse de la ideación y occipito temporal por la preparación fonema-grafema, visualización y sonido, y todo movimiento ascendente afecta las estructuras subcorticales por encontrarse más cerca del automatismo del cerebelo.

Santiago Aranco

Grafólogo y Perito Calígrafo experto en grafística y documentoscopía. Diplomado y especializado en reeducación de la escritura y grafoterapia, en Grafología forense y Grafoselección, entre otras.

WhatsApp chat