Escuela alemana de grafología, Grafología, grafología y Filosofía

Escuela alemana de grafología – Klages

Klages, antes que grafólogo, era un filósofo y caracterólogo alemán. Digo esto por que en realidad sus fundamentos son de la filosofía, y su estudio del carácter lo obliga a incurrir en la grafología.

Intentaremos aquí reivindicar algunas de sus ideas que siguen la filosofía existencialista cuyos orígenes podemos encontrar en Søren Kierkegaard y que continuarán luego Friedrich Nietzsche y Martin Heidegger entre los filósofos más destacados de esta corriente.

Caracter según Klages – Alma y Espíritu

Este no es un concepto fácil, si bien en alguno de sus libros aparece como que se presentaran en conflicto, en realidad es un conflicto que acaba en el progreso del hombre civilizado.

El Alma según Klages

Entiende alma como esencia, que está no sólo en el ser humano sino en todas las cosas, animadas o no, pero es fundamentalmente particular e individualizador de cada sujeto.

En los seres vivos, o animados, esta alma es esencia vital y se puede dividir en dos, un alma contemplativa y pasiva y que es a su vez instintiva, por ser receptiva y corpórea, y un alma activa, modificadora y que es su vez reflexiva.

El alma instintiva como contemplativa y pasiva, la sensación.

El alma contemplativa capta el mundo exterior en forma inmediata, instintivamente, de forma objetiva pero de manera superficial. Es la sensación corpórea de la realidad.

El alma reflexiva como modificadora y activa

El alma activa, interviene, es subjetiva pues implica autoreflexión, pero capta la realidad de manera más profunda permitiendo el autoconocimiento.

Así, cuando digo, “la mesa es blanca” estoy captando la realidad de manera inmediata e instintivamente. No me involucro y por lo tanto la capto objetivamente.

Sin embargo, cuando intento explicar que es lo que hace que la mesa sea blanca, o a las preguntas porque la mesa es blanca, o que otras cualidades tiene la mesa, o incluso para afirmar que se trata de una mesa, debo involucrar mi experiencia, hago autoreflexión, participo de manera activa en la construcción del concepto y ya no es meramente contemplativo. No me quedo en la superficialidad, pero sin embargo, voy subjetivizando más el concepto, me voy involucrando más.

El alma contiene dos polos

El alma pues contiene dos polos uno activo y otro pasivo. Uno reflexivo y otro sensitivo o corpóreo.

Estos polos del alma, aparecen en todas las cosas del universo.

Positivo negativo, calor y frío, mujer y hombre, luz y oscuridad etc.

Todos los polos están más unidos entre sí, pues son la continuidad o extremo de uno y el otro, de tal forma que el uno contiene al otro y que el uno no puede existir sin el otro.

El espíritu

El espíritu, a diferencia del alma es general y regulador, y existe más allá del tiempo y el espacio.

El espíritu es para Klages lo que permite relacionar lo que capto del exterior con mis propias experiencias.

Establecerá pues el límite y alcance de cada cualidad.

El impulso del alma activa, es decir, cuando impulsado por la voluntad quiero hacer algo, existe una fuerza y contraria que me muestra el sentido contrario, regulando el alcance y límite de mi accionar. Me muestra las consecuencias del polo opuesto a cada acción.

Es aquí dónde aparece el conflicto entre alma y espíritu. Mientras el alma me impulsa a actuar en uno u otro sentido, el espíritu me muestra el sentido contrario y me regula el accionar, limíta mis impulsos primitivos. Sea para bien o para mal.

Relación Alma – Espíritu

En otras palabras, Klages tiene una visión Hegeliana (Hegel y la fenomenología del espíritu) en su noción de espíritu.

El espíritu expone la antítesis, a la tesis del alma (que quiere mi alma) y me hace actuar en consecuencia – su síntesis.

A partir de esta dialéctica se va conociendo el hombre a sí mismo y va evolucionando en civilización.

Klages termina diciendo en esta relación, que el espíritu general y regulador, da la materia para el alma creadora individualizadora y particular, pues si no fuera por el espíritu, poco sabría el hombre sobre su accionar, no podría conocerse a sí mismo y por lo tanto no conocería las consecuencia de los actos que realiza ya sea para contemplar como para actuar. Actuaría por pura naturaleza instintiva.

Como conocer el carácter – la grafología alemana.

Dirá Klages que el carácter que se constituye de esta relación entre alma y espíritu se puede conocer a través de los movimientos expresivos

Todo movimiento expresivo, corporal, gestual o verbal es expresión anímica del alma bajo el yugo del espíritu que forma el carácter de la personalidad.

Las expresiones que mejor permiten estudiar estas expresiones como lenguaje del alma, son aquellos movimientos que dejan una huella, y es aquí dónde aparecerá la necesidad del estudio de la escritura y su ciencia, la grafología para estudiar el carácter.

La escritura es el movimeinto expresivo del carácter y que deja una huella que permite ser estudiada con detenimiento, sin la presión del tiempo.

El ritmo y el compás en la escritura según Klages

El ritmo es según klages la manifestación de la vida, del alma. Así una escritura rítmica muestra un ser auténtico, espontáneo. Un alma que se expresa sin condiciones. La escritura rítmica se expresa en la escritura creativa, singular y única según Klages

El compás es según Klages manifestación del espíritu, de la relación y regulación del individuo con el medio, que toma conciencia de sí y de sus actos y se los regula. Una escritura rítmica muestra un ser controlado, que inhibe sus tendencias naturales, y se expresa a través de la escrituras estandarizadas, caligráficas, contenidas, etc.

El nivel de la forma según Klages.

Como todo existencialista, Klages propone abrazar el alma, expresar la singularidad y no seguir el designio marcado por otros, sino escuchar nuestros propios deseos e instintos para ser seres auténticos.

De la combinación del ritmo y del compás, obtendrémos los distintos niveles de la forma.

Para Klages el nivel de la forma sepára a este ser auténtico, del individuo que se pierde en la opinión ajena. Que actúa para complacer y deja de escuchar su propia voz interior.

Cuanto más rítmica sea la escritura más auténtico es el individuo y por lo tanto su nivel de forma será más alto, todas las cualidades que tenga serán por su propia naturaleza y no por que alguien así se lo indique desde el exterior, cuanto más acompasada, estaríamos ante un ser inauténtico, y por lo tanto un nivel de forma más bajo.

El ejemplo. La regularidad e irregularidad en la escriura

Decíamos que cada aspectos gráfico tiene una doble manifestación del alma que nos muestra el alma activa, subjetiva y reflexiva, y por otro el alma pasiva, corporea, sensible.

La escritura regular expresa la voluntad, la voluntad es la voz activa del alma, pues es expresión del querer, de la subjetividad y reflexión individual del alma.

la escritura irregular es expresión del sentimiento, la voz pasiva, lo corpóreo, es la experiencia.

El espíritu según expresabamos opondrá una a la otra, limitando y regulando el accionar de una u otra tendencia natural.

Escritura regular y rítmica

Así una escritura regular y rítmica, muestra para Klages una tendencia natural a la voluntad constante, firme y perseverante, que no abandóna lo que se ha propuesto. Está en su naturaleza.

La escritura irregular y rítmica

Por otra parte la escritura irregular y rítmica expresaría una persona que se vuelca natural e instintivamente a vivir distintas experiencias, a sentir y apasionarse, vibrar con el mundo, cambiar y renovarse constantemente.

La escritura regular y arrítmica o acompasada

Si estas tendencias se dieran por oposición del espíritu. Es decir, si por ejemplo la regularidad fuera ya no un reflejo del alma, sino un reflejo del límite regulador del espíritu, tenemos al individuo que ha apagado sus sentimientos, su necesidad de experimentar y ha decidido por regulación, vivir en la apatía, la monotonía, el descanso y la vida estandarizada del hombre común.

La escritura irregular y arrítmica o acompasada

Si hablaramos de la irregularidad como reflejo del espíritu, es por que el hombre sopesando su tendencia natural a la regularidad ha decidido terminar con ella, y ha caído en la inconstancia, e inseguridad de sus actos, desconociendo lo que está bien o está mal, se ha vuelto sensible y temeroso.

La polaridad

Si bien Klages, expresa la conducta en términos de polaridad, positivo, negativo, bueno y malo, auténtico e inauténtico, en realidad Klages reconoce que en el medio existe toda una gama de opciones entre las que se moverá el individuo, en la cual también participan otros muchos aspectos.

A modo de ejemplo, en la voluntad según Klages no sólo participa la voluntad de querer (que fue la que analizamos) sino también la voluntad de poder, vinculado a la mayor o menor facilidad que tenga el individuo para desempeñar la acción, así como también la resistencia o energía física para conseguirlo.

Por lo tanto esta polaridad es sólo teorica, y al momento de buscar los fundamentos del carácter en la escritura tendremos que recurrir a toda una red armonizada de tendencias.

Es así que Klages expresa que el grafólogo debe distinguir por lo menos 5 niveles de la forma cuando no 10, para ir abarcando toda la gama de posibilidades.

Conclusión

Esperando haber esclarecido por lo menos en parte esta compleja escuela alemana que suele ser por muchos grafólogos excluída, o según mi experiencia, muchas veces mal interpretada.

Es importante recordar que en casi todos los autores, hay una base filosófica que guía su pensamiento y fundamentación y estas adquieren mayor relevancia cuando estos autores incorporan una nueva escuela interpretativa.

Esta visión se hace más imperiosa y necesaria de tener en cuenta en Klages y toda la escuela alemana que vino después de él.

Grafología

Cómo hacer una interpretación grafológica

Uno de los primeros inconvenientes y tal vez el más importante que enfrenta un grafólogo al momento de interpretar una escritura es integrar los conceptos de los diferentes aspectos gráficos.

En que consiste la teoría de las resultancias

Que la escritura grande nos habla de extraversión y la pequeña de intreversión, nunca falta quien nos diga “Mi escritura es grande y soy introvertido”, y claro, esto hace a las delicias de los retractores de la grafología.

Lo que en realidad debemos entender es que cada signo gráfico no tiene un significado único, sino muchos y muy diversos, e incluso puede llegar a significar lo opuesto a lo que en principio se prevé, sí, lo opuesto!, y esto más que perjudicar a la grafología la enriquece.

Paralelismo:

Supongamos que tenemos que explicar de manera simple que es el llanto?

Tendríamos que hablar de las lágrimas y que estas ocurren en momentos de tristeza profunda.

Que sucede con esta interpretación? que si luego vemos una madre abrazar a su hijo y romper en llanto, y esto lo interpretáramos como tristeza estaríamos haciendo una interpretación equivocada; como consecuencia se concluiría que cualquier posibilidad de interpretar las emociones es falsa y así surgiría el descreimiento de comprender emociones o gestos emocionales entendiendo que esto no es posible (algo que en realidad hacemos a diario y naturalmente).

Para interpretar necesitamos más de un signo gráfico

En realidad lo que no es posible es pretender comprender la conducta humana con un único y simple dato con definiciones unívocas. Lo mismo sucede con el grafólogo.

Que dice Saudeck – “The Psychology of Handwritting” (la psicología de la escritura)

En relación a esto, Robert Saudeck nos dice que el signo gráfico asume unas características propias en relación al carácter de la persona que lo manifiesta. Pone como ejemplo la escritura pastosa. Nos dice Saudeck que esta es siempre una prevalencia de un trato sensual, y que acorde a los demás signos gráficos puede llegar a significar capacidad de apreciación visual basada en el gusto sensual e instintivo, con un alto sentido del color, o significar directamente el deseo por el placer.

Pero veamos que fue lo que sucedió;

Que dice Crepieux Jamin – “Escritura y carácter”

El problema no está en la definición de llanto, aún cuando podríamos decir que la definición dada no era suficiente. El problema estuvo que al momento de interpretar el llanto no se tuvo en cuenta otros signos y circunstancias.

Si esa madre reía, si respiraba profundo o en forma agitada, etc, es decir para valorar correctamente un signo hay que tener en cuenta todos los demás. Lo mismo sucede con la escritura.

Conclusión

Puede suceder entonces, que efectivamente la persona tenga la escritura grande y sea tremendamente introvertida, o de escritura pequeña y ser un gran extravertido, porque para valorarlo correctamente hay que tener en cuenta todos los demás signos gráficos con que se presenta e integrarlos.

Esa escritura grande presentada con un margen superior grande y un margen derecho grande, probablemente no sea un extravertido, sino una persona autosuficiente y que por ello sienta que no necesita de los demás, pudiendo llegar, según el caso, hasta el desprecio de los demás. Hablo siempre en condicional porque incluso en este caso en que ya tenemos más de un dato aún no es del todo suficiente para sacar esa conclusión, debería seguir analizando los demás aspectos, inclinación, ligados, formas, etc.

Es decir, es justamente su dificultad lo que hace a la grafología tan rica de contenido y debemos intentar alejarnos de toda definición simplista y unívoca.

Espero les haya resultado de interés, puedes encontrar más artículos e información en www.grafoestudio.com

Grafología

Grafología y el inconsciente “puro”

Revisado y actualizado – Referente al artículo anterior que publicara con el nombre, innovando en grafología

Una mirada distinta en la interpretación grafológica

Primero que nada, debo dejar en claro que la escritura como reflejo condicionado aprendido, es una manifestación del inconsciente, o por lo menos, y siendo algo temerario en la reiteración de conceptos, una respuesta automatizada aprendida.

Esta acción escritural se debate entre aspectos conscientes (como ser la elección de un modelo escritural, y otros aspectos formales) y aspectos inconscientes (el impulso o expresión motriz resultante), que la escuela alemana de Robert Heiss clasificaba como aspectos de la forma y aspectos del movimiento o Ludwig Klages clasificaba como ritmo y compás.

Desde una óptica gestaltica, toda acción se debate entre el consciente y el inconsciente, “el perro de arriba y el perro de abajo”.

El resultado es la escritura propia y personalísima de cada individuo. De aquí que hayan aspectos que se puedan modificar a “elección” pero otros, la gran mayoría, llamados por los peritos calígrafos como idiotismos o aspectos gráficos idiosincrásicos, no son ocultables y aparecen aunque la persona no quiera.

Gran parte de lo que hacemos y somos parte del inconsciente, como decía Freud, “El yo no es amo de su propia casa”, y la escritura no escapa a esto.

Ahora bien, a que viene nuestro planteo?

Premisas de la interpretación

Generalmente cuando se estudia la escritura, enfoque está dado al comportamiento del sujeto y sus distintas manifestaciones. En el entendido de que habitan varios personajes en nosotros, (ya sean las 9 tipologías de Berne, 9 eneatipos si seguimos una estructura por eneagrama etc), generalmente se busca determinar cual de todos esos personajes aparece más frecuentemente y cuales le secundan y así sucesivamente…. Todo con el fin de poder predecir el comportamiento ante distintas noxas (tal como proponía el modelo conductista de Watson), pudiendo llegar incluso a las patologías acorde esos “síntomas” manifestados.

Pero lo que me motiva en esta instancia es lo que Carl Gustav Jung llamó como las “Sombras” y que tienen su sede exclusivamente en el inconsciente, y que según Freud se liberaban a través de los sueños “mezclado” con los residuos de lo vivenciado durante la vigilia. Es decir, esas “sombras” del inconsciente, tampoco en los sueños se presentan puros, por lo que debían ser correctamente interpretados, un aspecto que generaba muchas dudas.

Tal vez  Rafael Shermann, y Honroth fueron los que más se acercaron a esa puerta de acceso al inconsciente que llamaremos puro, con la innovación de la Grafología emocional y el lapsus calami y que ellos asemejaban al lapsus linguae del que nos hablaba Freud, como uno de los accesos al inconsciente junto con los sueños.

Sin embargo, de sobra está decir que la interpretación del lapsus calami carece de toda validez si no estamos frente a la persona y le preguntamos por los sentimientos y emociones que le vienen a la mente con esa palabra que notamos escribió de alguna manera distinta o diferente al resto. Es decir, no interpreta el grafólogo sino la persona, y esa interpretación a su vez puede estar teñida de los propios bloqueos que el individuo tenga, por lo que nuevamente la puerta de acceso al inconsciente se nos cierra.

Reflexionando sobre esto me pregunto entonces, de qué manera podemos acceder al inconsciente puro, dónde se encuentran las sombras del individuo, es posible hacerlo a través de la grafología?

Se puede acceder al inconsciente puro?

El aparato psiquico – La primera tópica de Freud

Para responder a esto debemos primero entender bien la primera tópica freudiana sobre el aparato psíquico y ver cómo podemos atravesar ese aparato psíquico.

Por un lado, el individuo es un cúmulo de pulsiones o energía libidinal (deseos, pasiones, energía física y psíquica) que se encuentran en el inconsciente y que necesita liberar al exterior.

Sin embargo muchas de estas pulsiones, las llamadas “Sombras”, no son aceptadas por el consciente y son rechazadas. En otras palabras, se trata de deseos que no son válidos para el individuo.

Los mecanismos de defensa

Esto genera una tensión que el individuo necesita liberar, por lo que va a transformar esa energía o pulsión, en algo válido para el consciente y que finalmente sea admitido y pueda exteriorizar. Esto da lugar a los diversos mecanismos de defensa del cual ya hablaremos con mayor profundidad en otra oportunidad, pero que simplificando, no sería otra cosa más que la transformación del deseo pulsional, por un comportamiento admitido por el consciente.

Puede la grafología acceder al inconsciente “puro”?

Ahora bien, de qué manera podemos a través de la escritura acceder a ese inconsciente, a esos deseos reprimidos, a esas sombras?

Puede la grafología, llegar a saber cuál es el deseo reprimido?

La primera idea que me viene a la mente es que sí, pero al igual que en la interpretación de los sueños que hace Freud, habría que depurarlos.

Pero profundicemos al respecto.

Las contrariedades gráficas

Lo primero que debemos hacer al interpretar una escritura es resolver las posibles o aparentes contrariedades gráficas (ver teoría de las resultancias en la interpretación grafica aquí)… Pero… y si no?

Si en lugar de resolver las contrariedades gráficas, las analizaramos tal como se nos presentan?

Recordemos que ya no tratamos de deducir su comportamiento o su personalidad (Ver modelo de elaboración de informes grafológicos aquí) sino acceder al inconsciente puro, negado por el consciente.

Nos preguntamos si no será ahí, en la contradicción gráfica dónde esa tensión se hace presente?

El ejemplo

Entendamoslo con un ejemplo:

Supongamos que tenemos una escritura de dimensión grande e invertida.

Acorde a la teoría de las resultancias esto podría ser un signo de narcisismo o también se me ocurre que podría llegar a ser un indicio de paranoia, claro, siempre y cuando los demás signos lo corroboren.

Ahora bien, esta visión que proponemos, nos lleva a dejar de lado uno u otro caso.

Nuestra visión

Observamos aquí una contrariedad gráfica, la escritura grande nos habla de extraversión, orgullo, necesidad de mostrarse y exhibirse, y la escritura invertida en su noción aislada nos habla de intraversión, repliegue, inseguridad en el contacto.

No es acaso la escritura grande una manifestación del movimiento, del Ello, del Sistema Niño, etc, un residuo de la fase oral tolerada por el consciente? (tolerada en cuanto que es movimiento expresivo, no reprimida por la forma en terminos de R. Heiss)

Y no es acaso la escritura invertida un reflejo de la represión, de la censura, del rechazo al contacto por parte del mismo consciente, quien deliberadamente eligió hacerlo así? (como expresión de la forma siguiendo la escuela alemana).

Si aceptamos la tesis que sostenemos, diríamos que esa persona tiene una necesidad de contacto que es reprimida y censurada por el consciente, y esa sombra, que genera una tensión interna, emerge al consciente “disfrazada”, – Mecanismo de defensa – de orgullo y vanidad.

Que implicaría este modelo interpretativo?

Lo primero es distinguir que trazos nos hablan de represión y cuales de liberación, un énfasis en la dicotomía movimiento-forma, del ritmo y el compás, y hasta de la desigualdad metódica morettiana si se quiere. Pero también y fundamentalmente implicaría un cierto regreso al maestro Michón. Y digo bien, cierto regreso, porque lo que hacemos es reinterpretar a Michón y modificar algunas nociones.

El regreso a Jean Hippolitte Michón

El signo fijo

Por un lado volvemos a valorar los signos gráficos como signos fijos.

No negamos la teoría de la resultancia, pero consideramos que para aplicar este método debemos mantener la interpretación fija y abstracta del signo gráfico con prescindencia de los demás, por lo menos en aquellos que se presentan como contradictorios.

Los signos opuestos se anulan

Por otro lado, entendemos que esos signos que se presentan como contradictorios, se anulan tal como estipulaba Michón, sólo que no los debe anular el interprete, sino que debemos entender que quien los anula en su conducta es la propia persona. Hasta aquí, nos basta con comprender este apartado, sin hacer aún interpretación alguna.

La ausencia del signo gráfico

Y finalmente, nos obliga a considerar aquellos signos gráficos no exteriorizados, es decir, la ausencia del signo gráfico. Esto es en tanto que lo que se nos presente sea un signo gráfico reprimido, es decir, derivado de la categoría forma.

El regreso a Honroth y Shermann – reinterpretando la grafología emocional

Ahora bien, antes de terminar, al principio habíamos estado hablando de Shermann y Honroth, como aquellos autores que, en apariencia más se habían acercado a la puerta de acceso al inconscientepuro del aparato psíquico tal como lo había concebido Freud y fundamentalmente Jung.

Desde esta metodología analítica e interpretativa, el accidente gráfico, la excepción, adquiere una nueva dimensión.

Ese único trazo inclinado entre todos los trazos invertidos, ese ovalo abierto entre todos los óvalos cerrados, esas excepciones aisladas, que al día de hoy se desprecian por no presentarse en cantidad suficiente para ser tenido en cuenta, ese trazo que por ser único en su especie no llega a ser parte de un rasgo de personalidad, y que desde mi fuero más íntimo, siempre me cuestioné que esto sea así, pasa ahora a tener una implicancia mayor, pues debemos preguntarnos, sino será una filtración de ese inconsciente que busca emerger, que está queriendo salir.

Y no entramos a analizar el contenido como se pretende desde la grafología emocional y que como decíamos, para ello debemos valernos de la interpretación que le dé el propio escritor, sino como un reflejo emocional, como un verdadero lapsus linguae al que refería Freud, que emerge del inconsciente irrumpiendo en el consciente sin su debido permiso, su exteriorización o manifestación gráfica.

Avances en la práctica

Osadamente he puesto en práctica esta teoría interpretativa en el tratamiento de la grafoterapia y, aunque debo admitir que no son muchos a los que atiendo, las respuestas que he recibido por el momento han sido sorprendentemente gratificantes.

Conclusión

Esto por el momento no deja de ser una mera teoría, que aún no ha pasado los cánones de prueba suficiente para considerarla de científica, aunque tampoco lo es la teoría del aparato psíquico a pesar de que ya nadie discute la existencia de un consciente, un subconsciente y un inconsciente. Quiero dejar bien en claro, que no contradice ni se opone a ninguna escuela grafológica, sino que aportaría una nueva mirada grafológica.

He observado también que esta teoría podría apoyarse y sustentarse desde la visión de la neurociencia y podría explicar algunos casos curiosos que me han tocado analizar en el pasado, fundamentalmente desde la pericia caligráfica y el uso de la tableta digitalizadora en relación al cambio de firmas que sufrió una persona, pero ambos serán motivos de análisis más profundos en el futuro.

Expectativa

En post de avanzar y mejorar en la grafología, de un grafologo a otro, me gustaría que me dejaras tu opinión y tu crítica a esta teoría, también si ya la habías leído o escuchado en algún otro sitio, un fraternal abrazo.

Agradecimiento

Quiero agradecer aquí a Ricardo Fernandez, a Alejandra Campriglione por el tiempo me dedicaron con la seriedad y respeto que les caracteriza y que admiro y aprecio, por sus opiniones vertidas, que me obligaron a reveer varios puntos, y que, demás está decir, para nada significa que estén de acuerdo o en contra de esta teoría, así como a mis colegas y alumnos con quienes nos reunimos una vez al mes (no los menciono por temor de olvidarme de alguno) con quienes debatimos y comentamos esta propuesta.

Grafología

LEYES DE LA ESCRITURA

La escritura tiene su fundamentación teórica en las leyes de la escritura establecidas por el Doctor francés Edmundo Solange Pellat.

Estas leyes a su vez se basan a su vez en un Principio fundamental y un postulado general por él establecidos y que son indiscutidos en la ciencia grafológica.

PRINCIPIO FUNDAMENTAL

La escritura es individual e inconfundible

Cada persona posee una escritura que jamás se confundirá con la de otra. No existen dos grafismos iguales, pudiendo siempre una distinguirse de otra.
Cada individuo gesticula a su manera y posee un timbre de voz que le es particular.

La escritura no pasa de ser un gesto. Pero de todos los gestos humanos, es el más íntimamente ligado a su formación psíquica.

De éste principio fundamental surge la imposibilidad de la imitación gráfica perfecta. Porque si alguien fuese capaz de reproducir en forma perfecta, que ni aún un grafo – técnico competente fuera capaz de reconocer la falsedad, no habría tal individualidad gráfica.

Postulado General

Las leyes de la escritura no dependen de los alfabetos utilizados.
Los alfabetos son creaciones del espíritu humano en diferentes culturas. No obstante, las leyes que rigen el grafismo se aplican en todos los alfabetos por igual: chino, hebreo, latino, etc.
Por consiguiente, la familiarización con el alfabeto se torna necesaria para el reconocimiento de sus características individualizadoras.

PRIMERA LEY – Subordinación del gesto gráfico o ley del impulso.

El gesto gráfico está bajo la influencia directa del cerebro.

Su forma no es modificada por el órgano escritor, si este funciona normalmente y se encuentra suficientemente adaptado a su función.

SEGUNDA LEY – Ley de acción del yo.

Cuando se escribe el “yo” está en acción, pero eL sentimiento casi inconsciente de que el “yo” obra, pasa por alternativas continuas de intensidad y debilidad. (Está en su máxima intensidad donde existe un esfuerzo a realizar, esto es, en los inicios, y en su mínima, donde el movimiento escritural está secundado por el impulso adquirido, esto
es en los finales).
Esta es la ley que regula el automatismo gráfico.

TERCERA LEY – Ley de la marca del esfuerzo.

No se puede modificar en un momento dado la escritura natural, sino introduciendo en el trazado la propia marca del esfuerzo que se hizo para obtener la modificación.
Esta ley preside los disfraces y las imitaciones lentas.

El esfuerzo queda marcado a través de una señal o característica cualquiera: parada, desvío, etc. que atestiguará la interferencia de la voluntad en el grafismo.

“La tendencia de volver a lo natural subsistirá” acarreando los indicios correspondientes que el técnico debe saber descubrir e interpretar.

CUARTA LEY – Ley de permanencia de caractéres

El escritor que actúa en circunstancias en que el acto de escribir es particularmente difícil, traza instintivamente formas de letra que le son más habituales o simples, de esquema más fácil de ser construido.

(Ley del mínimo esfuerzo).

Grafonómico
Cursos, Grafología

COMO REALIZAR UN INFORME GRAFOLÓGICO

Lo importante a tener en cuenta al momento de realizar un informe grafológico es:

El grafólogo no estudia personalidad, estudia grafismos, escrituras y firmas.

Antes de comenzar cualquier análisis, se debe ser muy cauto y dejar bien en claro que el grafólogo hace estudio y análisis de grafismos, escrituras y firmas.

Es este su objeto de estudio, y no la personalidad, esto es objeto de estudio de otras disciplinas como la psicología o la psiquiatría.

Lo que puede señalar en grafólogo y eso debe quedar claro en su informe al comienzo es que lo que se analiza son rasgos gráficos compatibles con determinadas conductas o aspectos bio, psico, sociales.

Análisis de texto – análisis de firmas

El estudio grafológico de firmas, debe contextualizarse. Esto implica que si bien puede hacerse estudio de firmas, para su correcta interpretación y valoración con los rasgos psicológicos con los que es compatible esas manifestaciones gráficas, se debe contar con el texto de la persona.

Porque es esto. Por que la firma nos habla del aspecto más íntimo de la persona, la rúbrica de sus mecanismos de defensa.

En clase suelo poner a mis alumnos el mismo ejemplo.

Analizar el texto es como si la persona nos invitara a su casa, para ello habrá limpiado y puesto en orden su casa o no, y nos brindará una imagen. Podemos saber mucho de esa persona conociendo su casa, dónde vive, con quienes vive, que tipo de decoración le gusta, como tiene ordenado sus muebles, si es minimalista, etc.

Analizar la firma, es como observar a la persona una vez que los invitados se han ido. Es la persona en su intimidad, si sigue ordenando y limpiando o no, si se hecha a dormir, si se pasa la tarde mirando tele o hablando por teléfono, o prefiere salir, etc.

Parece lógico que describir a una persona en su intimidad sin conocer el contexto y como se comporta socialmente es dar una visión muy sesgada y que puede dar lugar a errores y confusiones.

Es por ello, que siempre que el grafólogo analice firmas, procurará hacerlo con un texto, de lo contrario, deberá dejar en claro que le falta información para sacar conclusiones más precisas y que estas no son más que generalidades o intuiciones que hace el grafólogo pero que se ha perdido el rigor científico.

Cómo se procede a la interpretación – teoría de las resultancias

Desde Crepieux Jamin, todo grafólogo sabe que la interpretación de los signos gráficos no debe hacerse en forma aislada e individual. Lejos ha quedado la teoría de Michón en relación al signo fijo.

Las personas no son la suma de sus partes individuales, sino un todo complejo. Esto nos obliga a dar una visión gestaltica de la escritura. Observar el todo por sobre los significados individuales.

Así, más allá de que determinados signos gráficos son indicativos de aspectos individuales, como por ejemplo cuando decimos que la escritura grande es indicio de extraversión, esta hay que tenerla en cuenta en el contexto e interpretarla con los demás signos gráficos, pues la persona puede no ser extravertida aun cuando su escritura sea grande, por ejemplo, porque su escritura es invertida que es señal de intraversión, y su margen derecho sea grande, retraimiento.

En ese caso, la escritura grande nos puede estar indicando en un individuo dónde predomina la intraversión, por ejemplo que se trata de una persona con tendencia al aislamiento y al narcisismo, o bien podría tratarse de un caso de paranoia (de una persona que se cree más que los demás y se aleja por temor a que lo quieran perjudicar), pero por supuesto, incluso estas conclusiones también son apresuradas puesto que deberíamos tomar en cuenta el resto de los aspectos gráficos que hemos dejado afuera.

Esto nos obliga a seguir un procedimiento.

Primer paso: Análisis grafonómico – los aspectos gráficos.

Lo primero que debe hacer el grafólogo que se precie de tal, es hacer un estudio pormenorizado de los aspectos grafonómicos.

Deberá ir estudiando cada uno de los signos gráficos en todo el texto, como se presentan, si existen variaciones, si esas variaciones se relacionan a alguna zona del texto, que aspectos aparecen como una constante fija, cuales oscilan y tiene una tendencia menos clara, etc.

Recomendamos ir haciendo planillas de tipo Excel dónde se irán anotando cada una de las mediciones y observaciones que vayamos haciendo a lo largo del texto.

Recomendamos para ello también, dividir los aspectos grafonómicos en grafométricos y grafocinéticos. El primero refiere a los aspectos cuantitativos medibles y el segundo a aspectos cualitativos.

Segundo paso: Conclusiones grafonómicas

De los aspectos grafonómicos estudiados debemos sacar conclusiones, como ser, cómo cuales son las dominantes gráficas, cuales son las subdominantes y cuales aspectos son accesorios o accidentales.

Dónde se presentan con mayor frecuencia cada uno de los aspectos gráficos.

Tercer paso: Grafotecnica – deducir compatibilidad del grafonómicos con determinados aspectos bio psico sociales del individuo o de los individuos.

Pasamos finalmente a la interpretación.

Hacer interpretacion integrada de todos los aspectos gráficos evaluados teniendo en cuenta que aquellos rasgos gráficos que aparecieron como dominantes son más característicos en la persona, formando un rasgo de personalidad.

En la interpretación es aconsejable tomar como base o punto de partido aquellos aspectos que aparecen como dominantes para complementarlos con los subdominantes, solucionando posibles conflictos que pueden parecer como contradictorios a primera vista.

Cuarto paso: Articular el informe separandolo en areas en función del interés y requisitoria.

Para hacer un informe inteligible y claro, debe estar bien articulado, para ello es conveniente separarlo en areas que dependerán de para que sea el informe, de lo que se nos esté pidiendo y para quien sea el informe.

Modelos de informes hechos por alumnos de Aranco & Asociados

Existen varios modelos a seguir al momento de realizar un informe grafológico de personalidad

Aquí les dejo algunos de los modelos de informes hechos por grafólogos al momento de graduarse en el diplomado básico de Aranco & Asociados

Análsis hecho por Verónica Quintero – Alumna curso básico 2018:

Análisis hecho por Eduardo Martinez – Alumno curso básico 2018:

Análisis hecho por Myriam Diaz – Alumna curso básico 2018

Grafología, Pericia Caligráfica

QUE ES LA GRAFOLOGÍA

Que es la grafología

Es el estudio científico de la escritura, firma y los grafismos en general como proyección biológica y psicológica de un individuo, o de un grupo de personas, en determinado momento y lugar o circunstancias.

Es la grafología una ciencia?

La grafología es una ciencia cuyo objeto de estudio es cualquier grafismo, aunque normalmente se enfoca en el estudio de la escritura y la firma.

En cuanto a su objeto de estudio no hay otra ciencia que se dedique a estudiar el grafismo como lo hace la grafología, con reglas y principios claros.

Decía Matilde Ras, destacada grafóloga española, que la grafología tiene estadios, Por un lado la grafonomía y por otro la grafotecnia. la grafonomía es puramente científica, consiste en medir y anotar las observaciones del grafismo desde el punto de vista científico siguiendo la metodología científica, y la grafotecnia, es arte y refiere a la interpretación de esa grafonomía en cuanto proyección.

Según la definición dada, el objeto de estudio de la grafología es los grafismos, y esto refiere a la grafonomía, y esto es puramente científico.

El grafologo debe medir, calcular, siguiendo determinados procesos y metodología.

El grafólogo mide no solo dimensión, mide grados inclinación, mide grados de dirección de las letras y las palabras, mide anchos y alto de trazos y letras, mide espacios entre letras, palabras y renglones, etc.

Críticas a la grafología

Son muchos, los neofitos que critícan la grafología catalogandola de una pseudociencia.

Vean por ejemplo lo que dice este hombre, Mauricio Schwarz.

Críticas a la grafología

A 1 min. 56 segundos de iniciado el video señala este señor que la prueba para comprobar si la grafología es una ciencia es que se le muestren 5 manuscritos a un grafólogo y se le pregunte cual de estas personas es:

Un médico que pasa la mitad del año en africa luchando contra la malaria

Un político corrupto

Un asesino en serie

Un maltratador

Se dedica a cuidar perritos abandonados

Este tipo de preguntas, sólo pueden ser hechas por un neofito en grafología, basándose en el experimento hecho por James Brandi, que consistió en darle 5 escrituras de 5 profesionales distintos a un grafólogo y este debía decir que escritura pertenecía a cada profesión.

diría que no sólo se trata de alguien que desconoce en que consiste la grafología, sino también el concepto de ciencia aplicada.

Nuestra respuesta

Pretender que el grafólogo señale algo de esto realice esta prueba es pretender que realice un acto adivinatorio casi como de magia se tratase, que es justamente lo que se pretende criticar.

Veamos:

1ro. La grafología no puede saber la profesión de una persona por su escritura.

Eso sólo lo podría hacer un adivino.

De hecho, el grafólogo para hacer un estudio con mayor grado de certeza necesita saber la profesión de la persona analizada, para conocer el comportamiento de ese sujeto dentro de su profesión y como veremos más adelante, poder ir respondiendo el porque, por que la persona escribe de tal o cuál manera.

En todo caso lo que podría llegar a hacer el grafólogo, es señalar para que tiene más facultades o habilidades, sus potencialidades, pero no a que se dedica la persona.

Eso es un acto de especulación y no un acto científico.

Las dudas que plantean son válidas, yo mismo las tuve en su momento cuando empezaba a hacer mis primeros pasos en la grafología, no obstante puedo decir, que cuando uno se adentra al mundo de la grafología, y comienza a conocer cada vez más las posibilidades que tiene, las preguntas sobre su idoneidad como ciencia se diluyen dramaticamente, no obstante citaremos aquí algunas de las criticas que se suelen exponer al momento de rebajarla a la calidad de pseudociencia.

Respecto a características conductuales que aquí señala como determinar al asesino serial, el maltratador y el corrupto.

2.do. La grafología determina rasgos compatibles con determinadas conductas criminales como psicópatas, maltrato, corrupción.

Señala Schwarz, el hombre del video, que aclaro, desconozco quien es, y en base a que conocimientos habla, que el grafólogo no puede saber si una persona es maltratador, asesino serial, corrupto.

No lo demuestra ni lo explica porque, sólo hay que hacer confianza en su palabra.

Por cierto que lo que dice es falso. El grafólogo puede señalar aspectos gráficos compatibles con las conductas de maltratador, corrupción o de asesino serial.

Todo grafólogo o con conocimientos en grafología avanzada, coincidiría con que hay rasgos gráficos compatibles con ese tipo de conductas que se señalan y que en algunos casos hacen ineludible llegar a esa conclusión.

Por más información al respecto lo invito a leer sobre grafología forense.

Criticar una ciencia debe seguir una metodología, por ejemplo, el falsasionismo de Popper.

existe un protocolo para determinar

En el minúto 3.5 nos dice que la grafología es una adivinación como la quiromancia (quien lee las líneas de la mano).

Dice, palabras más palabras menos, que el grafólogo recurre a conceptos generales y obvios o altamente probables para demostrar sus dichos.

Cita como ejemplo que el quiromantico dice o pregunta “te ha sucedido algo importante en tu vida entre los 20 y 35 años de edad”, y como la respuesta en la mayor parte de los casos es sí, entonces el quiromántico señala que determinada línea de la mano así lo indica. Luego, este señor en su argumento continúa con el significado quiromántico de las líneas que refieren a la cantidad de hijos que la persona va a tener y que si se equivoca irá acomodando su argumento para justificarse.

Concluye en el minúto 4, luego de estos argumentos relacionados con la quiromancia que lo mismo hace el grafólogo. Como salta a esa conclusión desconocemos.

3ro. Es la grafología una mancia?

Las mancias intentan adivinar y señalar el pasado y como va a hacer el futuro de una persona.

Para la grafología esto no es posible, el grafólogo que se aprecie de tal, con seriedad y respeto a su profesión (he visto de todo en el mundo de la grafología lamentablemente y que perjudican la profesión) jamas pretende saber como fue el pasado de una persona y como será su futuro.

4to. La grafología estudia el aquí y ahora de la persona al momento de escribir, la escritura en un determinado momento y lugar

El grafólogo sí estudia como vivencia una persona su pasado y como vivencia esa persona su futuro, pero no sábe como fue ni que va a pasar, no pretende adivinar nada.

Una persona puede vivenciar su pasado como negativo, triste, aun cuando creamos que no lo fue, no es tarea del grafólogo juzgar.

La misma persona puede proyectarse al futuro con espectativas, entusiasmo y mucha esperanza, pero no sabemos como será su futuro, sino como lo está vivenciando al momento de escribir el manuscrito. repito no es tarea del grafólogo juzgar.

Esto da por contestado lo que expondrá este señor en el minúto 8 con 50 segundos. El grafólogo no sabe como le va a ir a una persona en su futuro, si va a conseguir empleo, si va por el buen camino o no. El grafólogo no juzga.

La grafología no interpreta personalidad por un rasgo gráfico o forma de hacer una letra.

A los 4 min. 15 segundos expone un bagaje de conocimiento en grafología, que si bien acertado individualmente, olvida señalar, tal vez intencionalmente o tal vez por desconocimiento de causa, que desde Crepieux Jamin y su obra el ABC de la Grafología publicada en 1929, ningún rasgo gráfico debe interpretarse en forma aislada.

Y concluye que la correlación del simbolismo del espacio de Pulver para la interpretación individual de los signos gráficos es absurda y sin ningún sentido, porque? porque así lo dice él – Será que su escritura es alta? (pregunta para grafólogos).

Al margen, señalamos que el suizo Max Pulver es creador del simbolismo del espacio aplicado a todos los test proyectivos utilizados en psicología, basado fundamentalmente en su amistad con Carl Gustav Jung y Roscharch este último conocido por el test que lleva su nombre.

Xandró expone un ejemplo muy interesante y significativo sobre esto en su libro “Grafología superior”

“No se puede interpretar ningún rasgo aislado…. Es frecuente entre alumnos, cuando estudiamos la morfología, que protesten airadamente, creyendo haber descubierto un error al sistema, si les digo que la letra grande, o la letra ancha, o la letra ligada, o la letra en guirnaldas, – hablando de una sola de estas señales – es indicio de extraversión. En seguida alguien protesta:

  • aquí hay algo equivocado. Usted ha dicho que la letra ligada es indicio de extraversión y yo ligo mi escritura y soy tremendamente introvertido

Entonces tengo que explicar que el estudio morfológico de la escritura señala las interpretaciones que se puede dar a cada gesto o movimiento gráfico. Pero que para llegar a conclusiones seguras habremos de reforzar con determinados gestos cada conclusión.

La extraversión es la suma de 20 gestos y movimientos, de los cuales, la escritura ligada no es más de 1/20, por lo que, efectivamente una persona que ligue su escritura puede ser finalmente introvertida en mayor proporción que extravertida si los demás signos favorecen esta actitud vital”

No queda otra que concluir que Schwarz es tan ancioso y poco científico en sus apreciaciones como el alumno de Xandró.

Al minúto 4 con 55 segundos señala este señor que si se le presenta un manuscrito a 10 grafólogos, se obtendrán 10 resultados distintos, “los grafólogos no se ponen de acuerdo”

Esto es claramente falso.

Todos los días estoy tomando pruebas a mis alumnos, ya no hablamos de 10 grafólogos, hablamos de 20 grafólogos en una misma prueba, y todos llegan a la misma conclusión, todos llegan a identificar los mismos rasgos de personalidad.

Pero Klages en su libro “Escritura y carácter” en su capítulo “retrato caracterológico” se somete a esta misma prueba que pretende Scwartz y demuestra como con distintas palabras uno y otro informe llegan en definitiva a la misma conclusión.

Lo mismo hizo Alfred Binet, con quien junto a Simon fue el creador del test de coeficiente intelectual, que sometió a prueba a varios grafólogos y todos llegaron a las mismas conclusiones caracterológicas. Obra “Grafología y ciencia”.

y en el minuto 5 y 12 segundos cita un ejemplo que cree recordar y no cita la fuente y que desconocemos en lo absoluto. reveríamos muchas de las cosas dichas aquí si esto fuera cierto más allá de la autoridad de su simple palabra.

Y en el minuto 5 con 54 segundos dice que la grafología no debe confundirse con la pericia caligráfica, en esto estamos de acuerdo por motivos claramente distintos, nuevamente demuestra no saber en que consiste una y la otra según expondremos infra. no obstante destacamos que señala en el minuto 6 con 14 segundos que con evidencia científica el perito calígrafo estudia entre otras cosas, “como el estress afecta los rasgos de nuestra escritura escritura”, “analiza que elementos comunes tiene toda nuestra letra manuscrita”.

Aquí evidencia todo desconocimiento de la grafología y de la pericia caligráfica. Quien estudia como el estress afecta nuestra escritura es el grafólogo y no el perito calígrafo que se apoya en los conocimientos grafológicos para ello, de ahí que en la mayor parte de los paises la especialidad de pericia caligráfica se obtiene una vez obtenido el título de grafólogo y no por un motivo meramente comercial. De otra forma, el perito calígrafo, por citar el ejemplo que el mismo Schwartz pone, desconocería si la modificación de aspectos de la firma o la escritura de una persona se deben a situaciones de estrés o por la propia falsificación, agregamos aquí, firmas producidas bajo efectos de agentes nocivos como alcohol o drogas, todo lo cual lo estudia el grafólogo y no el perito caligráfico quien se apoyará en esos conocimientos grafológicos. Igual que el grafólogo para su interpretación se apoya en conocimientos de psicología y test proyectivos.

Existen tesis o pruebas demostrando que la grafología es una ciencia

En el minuto 11 con 5 segundos señala que ningún grafólogo desde Michón hasta ahora ha hecho estudios y cotejos grafológicos para ver si hay rasgos comunes.

y al minúto 11 con 49 segundos dice que se realizó en 1988 se hizo un metanalisis de 200 estudios que habían realizado acerca de la grafología para ver si tenía cierta validez la grafología

Nuevamente, menciona datos sin citar fuentes ni de dónde saca estas

Invitamos a Schwartz y todo aquel que piense igual a leer el libro de Francisco Viñals y Mary Luz Puente “Grafología y ciencia – Validación de 150 tesis doctorales” para que tengan un acercamiento a los distintas pruebas a que se ha sometido la grafología por todos los grafólogos desde Camilo Baldi hasta nuestros días, luego podrán leer cada una de las tesis que allí se exponen de forma individual si le quedaran más dudas.

Para terminar acá, continúa hablando de los fenómenos paranormales y otra serie de afirmaciones sin comprobar, sobre los astrologos de Hitler, etc.

Dejamos pues por acá al Sr. Schwartz y pasamos a argumentos más serios, muchos de ellos abordados por Robert Saudeck en su libro “The Psychology of Handwritting”

Críticas válidas a la grafología y sus respuestas

Entre sus argumentos exponen:

Cambios de letra o escritura:

No se puede determinar aspectos biológicos o psicológicos de un individuo por su escritura si tengo en cuenta que la persona cambia su letra constantemente.

Respuesta

Esta afirmación parte de una premisa falsa y es que es posible cambiar la letra o la escritura. Lo que se cambia es uno o dos aspectos de la escritura pero no toda la escritura.

Segundo, esta afirmación no toma en cuenta la segunda parte de la definición la cual hace referencia a determinado momento y lugar. esto quiere decir que hay varios aspectos que inciden en la escritura y no sólo la personalidad. Hay que tomar la escritura en su debido contexto.

Escribir con la mano menos hábil

Si escribo con la mano menos hábil ya el grafólogo no podrá sacar conclusiones ciertas. En otras palabras la escritura no está conectada al carácter del escribiente sino exclusivamente de los músculos constitutivos de su mano.

Respuesta

Esta es tal vez una de las críticas más difíciles de salvar, no obstante observese que, nuevamente parte de una premisa equivocada, el que escribe no es la mano sino que, como señala Solange Pellat en las leyes de la escritura, el que escribe es el cerebro (ver también Grafología y neurociencia)

No importa el miembro con que se escriba, si está o no habituado a escribir, la que conduce, guía, dice por dónde debe ir para realizar una letra, una palabra, etc, es el cerebro.

Las deformaciones respecto a lo que es nuestra escritura con la mano más habituada a escribir, se deben a la falta de práctica y habilidad motriz, pero siempre el que conduce la mano es el cerebro.

Parafraseando a Robert Saudeck “para el ojo no entrenado en grafología, la escritura realizada con la mano diestra y con la mano zurda, aparecerán como completamente distintas… sin embargo para el grafólogo es el mismo cerebro el que escribe “ (“The Psychology of Handwritting”)

Escritura en tablets y teléfonos

Hoy en día la escritura va cambiando el soporte, se nos exige firmar documentos en soportes electromagnéticos, tablets o incluso celulares, y esto es más decisiva para la escritura que el carácter.

Respuesta

Volvemos a citar a Robert Saudeck aquí cuando dice que naturalmente el carácter del escritor es modificado por las circunstancias externas y el material utilizado, de hecho la definición así lo expresa (… en determinado momento y lugar o circunstancias), sin embargo, como se señalo ut supra, el que escribe es el cerebro y no el soporte o el lápiz.

El cerebro deberá en algunos casos reacomodarse a las nuevas exigencias del ambiente, al igual que lo hace cuando se nos reduce el espacio para escribir o firmar, por lo que no importa el soporte o el útil escritor si es lapicera, draipen o el dedo, el que escribe siempre es el cerebro y el grafólogo así lo entenderá.

La escritura es el resultado de la educación

“Yo escribo así por que así me enseñaron, nada tiene que ver con mi conducta o mi carácter” o “toda una generación escribe similar a pesar de tener caracteres de comportamiento distintos”

Respuesta

Esta crítica permaneció por mucho tiempo, sin embargo, parece evidente que en la misma frase con que se pretende criticar la grafología está develando un aspecto de su personalidad, y es el respeto a seguir el modelo que se le enseñó. Si se reconoce que existen distintos tipos de escritura, y la persona lo sigue haciendo del mismo modo en que se le enseño en la escuela, algo está diciéndonos eso del inconsciente.

Respecto a que toda una generación escribe similar a pesar de tener caracteres distintos, es cierto, ahora bien, similar no es idéntico, similar con varias notas de distinción que permiten identificar que escritura pertenece a una persona y cual a otra.

Esta similitud en los caracteres puede deberse a características de las personas por epocas, por generaciones, por el momento en que les toca vivir y esto también es contemplado en la definición. Es evidente que no es lo mismo la escritura de nuestros abuelos que la de los jóvenes hoy en día, las circunstancias y epocas influyen en el caracter, por eso también podemos hablar de características conductuales de determinadas generaciones en relación a otras. La incursión de la tecnología va modificando nuestra manera de escribir pero también de comunicarse con otras personas, de expresarnos y relacionarnos, etc. y eso es parte del caracter.

Se puede falsear la propia escritura

La escritura la puedo modificar a voluntad, si modifico mi escritura no es posible que el grafólogo sepa algo de mí.

Respuesta:

Es verdad que se puede modificar ciertos aspectos de la escritura a voluntad, pero no todos, existen en grafología 267 signos gráficos clasificables en categorías, especies y subespecies, podrá modificar uno, o a lo sumo 2 aspectos gráficos que la persona considera más llamativo, no obstante, el resto de los aspectos gráficos de nuestra escritura permanecerá intacto.

Esto se complementa con otra observación y es que ningún signo o aspecto grafológico se puede analizar en forma aislada sino en concomitancia con los demás, esto es, el grafólogo no puede sacar conclusiones por 1 o 2 aspectos gráficos aislados. es el total lo que me describirá la personalidad.

Se ha expresado también que, el rasgo de personalidad modificado en un aspecto gráfico, se manifiesta en otro lado del grafismo.

Se puede analizar la escritura en imprenta mayúscula?

Si se puede, el hecho de escribir en cursiva o en imprenta ya es una nota característica de la personalidad del sujeto.

Hay quienes dicen que sí, pero se obtendrán menos datos, esto es falso.

El hecho de que faltan aspectos que el grafólogo considera importantes como pies o jambas y crestas o hampas, no impide su estudio e interpretación, de hecho, esa sola mención ya es indicativo de algo que es propio de su personalidad.

Igualmente en la escritura en imprenta podré analizar, el orden, la disposición, la distribución, la dirección, la inclinación, el tamaño, las proporciones, la presión, la velocidad, siendo el aspecto forma indexada como tipográfica.

Que diferencia hay entre la Grafología y la Pericia Caligráfica

La Pericia caligráfica es prima hermana de la grafología.

De hecho lo que diferencia la grafología de la pericia caligráfica, no es su objeto de estudio que en ambos es el mismo, sino la finalidad, con que fin se estudia el grafismo.

Dicho de otra forma, la grafonomía está en la base de toda ciencia que pretenda estudiar grafismos.

La finalidad del grafólogo y de la grafología es preguntarse Porque?

Por que una persona escribe de determinada manera? (grande o pequeño, inclinado o invertido, ascendente o descendente), que aspectos influyeron en su su escritura? (circunstancias ambientales como frío o calor, emocionales, como ira, tristeza, alegría, temor, etc)

Porque cambió su escritura? Fue voluntario el cambio o involuntario (forzado, patológico o quizá algún otro motivo).

La finalidad del Perito y de la pericia caligráfica es preguntarse Cómo?

Como escribe o firma determinada persona? (grande o pequeño, inclinado o invertido, ascendente o descendente), cuáles son los aspectos gráficos más permanentes y cuáles puede cambiar?

Cómo firma cuando tiene espacio? y cuando no? etc.

Quien escribió o firmó un documento?

Ambas responden a esta pregunta desde enfoques distintos.

Falsedad o autenticidad

Si lo que se busca determinar es sobre la falsedad o autenticidad de una firma, entonces, el más idóneo para responder esto será el perito calígrafo.

El perito calígrafo sabrá identificar cómo firma una persona, cuales son los rasgos gráficos más propios, para poder hacer el cotejo y determinar si es o no es de la misma persona. En su informe nos tendrá que ir diciendo cómo firma una y otra persona.

Anónimos o bajo que circunstancias o condiciones se firmó o escribió

Si lo que se busca es determinar por ejemplo, quien escribió un anónimo o bajo que condiciones se escribió una carta? el más idóneo es un grafólogo.

El grafólogo podrá decirnos características de la personalidad, de sus emociones de las fluctuaciones del inconsciente. En su informe nos irá explicando el porque de cada una de sus manifestaciones gráficas.

Y tu que opinas?

Dejanos tus comentarios y preguntas abajo

Cursos, Grafología

CURSOS

El Grafólogo y Perito Calígrafo Santiago Eduardo Aranco Araújo dicta cursos de grafología básica y avanzada en las oficinas del Estudio Jurídico y Notarial Aranco & Asociados.

APRENDA GRAFOLOGÍA

Si dispone de un par de horas de tiempo a la semana y le interesa el tema no dude en consultar. La grafología y sus diferentes aplicaciones – grafoselección de personal, grafoterapia, grafopatología, grafopsicología, grafología forense – puede llegar a serle de gran utilidad y abrirle nuevas oportunidades en el mercado laboral, siendo además su aprendizaje una forma de enriquecimiento personal que le permitirá conocerse mejor a sí mismo y a los demás.

Inscribirse al curso modalidad presencial

Iniciar Curso Online

Grafología

LA ESCRITURA COMO TERAPIA EN EL CONTROL DE LA ANSIEDAD

CONCEPTO

El término ansiedad proviene del latín “Anxietas” que significa angustia y refiere a la anticipación de un hecho o evento que se visualiza como perjudicial.

La ansiedad es entendida como una modalidad atenuada de la angustia y se manifiesta por un estado emocional durante el cual el sujeto se siente en peligro.

Para el psicoanálisis, ese estado, puede estar motivado, ya sea por una frustración del Ello respecto a la satisfacción de una necesidad vital o por un remordimiento o complejo de culpa impuesto por el Superyó después de haberse salteado una prohibición moral.

La ansiedad va acompañada generalmente con un síntoma somático de tensión, que produce ciertos niveles de estrés.

Es importante tener presente, que un cierto grado de ansiedad siempre es deseable, en tanto permite prevenirnos de daños futuros. Por eso, no debe confundirse la ansiedad, normal y hasta deseable, con el desarrollo patológico de este estado denominado “Trastorno de ansiedad” y que se encuentra en las FOBIAS, PÁNICO, LA AGORAFOBIA, TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO, TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADO, entre otros trastornos.

En lo que refiere al comportamiento del sujeto, la ansiedad puede manifestarse de manera estimulante, provocando una reacción, o bien de manera paralizante, impidiendo a la persona actuar.

En lo que interesa a la grafología, la ansiedad, en tanto estado emocional y tensión somática, se refleja en la escritura.

En principio cabe señalar que casi todas las patologías se manifiestan en un mal manejo del espacio gráfico.

Recordemos que el papel representa el ambiente en que se mueve el individuo y el manejo del espacio gráfico refleja entonces la forma que el individuo se maneja en el ambiente que lo rodea.

En el caso de la ansiedad paralizante se podrá observar que el sujeto deja espacios excesivos en los márgenes, entre palabras y entre líneas, esto es, espacios en los que el sujeto no muestra acción.

Eventualmente se dará una hiperestructuración del espacio gráfico, ya que quien se siente en peligro, siente la necesidad de controlar el ambiente (el papel) como un mecanismo de defensa del YO.

Es común también observar en quienes están pasando por un estado de ansiedad paralizante, cuchillas, pasillos, bolsas en el interior del texto y fantasmas del lado derecho.

Por el contrario en el caso de la ansiedad estimulante, el sujeto mostrará la tendencia a ocupar todos los espacios al máximo, observaremos menor espacio entre palabras, letras y renglones y márgenes casi inexistentes.

Otra característica común a ambos tipos de ansiedad son las jambas truncas, lo que refleja una limitación en el desarrollo de las pulsiones y del Ello y un sentimiento de culpa ante los placeres.

Las jambas de las letras son la parte inferior de las letras “g, j, y, q, p” y eventualmente la “z” cuando se escribe con jamba.

Cabe tener presente que al analizar las letras en particular, la parte superior refleja el superyó del individuo, la parte central refleja el yo y la parte inferior el Ello.

En el caso de la angustia paralizante podremos observar además una escritura lenta, inhibida, contenida, fragmentada, desligada o al menos agrupada, pequeña o gladiolada, con brisados y torsiones.

La dirección será descendente o desigual y la presión será débil y floja.

Asimismo el eje axial de las letras podrá aparecer invertido y la escritura mostrar movimientos regresivos. Por lo general, la firma se presentará poco clara, generalmente enmarañada o tachada, ubicada a la izquierda.

Todas estas características refieren a una baja autoestima, temor en el actuar, excesos de previsión, cerebro rumiante, dificultad para actuar, falta de espontaneidad por desconfianza y temor al futuro, apego a lo que se tiene.

Por el contrario, en el caso de la ansiedad estimulante, la escritura se dispara hacia adelante con gran velocidad y con trazos lanzados y acerados.

La escritura puede ser adosada, estrecha, sobrealzada, en dirección ascendente o desigual, de tamaño irregular y presión adecuada a fuerte. Todos estos aspectos denotan estimulación ante el ambiente, temor a permanecer, necesidad de huir de las experiencias pasadas y del presente.

TERAPIA Y ANSIEDAD

La grafoterapia es una técnica terapéutica complementaria, natural e integral, al servicio de la medicina y la psicología.

Encuentra su fundamento en la estrecha relación cuerpo – mente.

La escritura es el reflejo fiel del comportamiento de nuestro cerebro.En la ejecución de un trazo se refleja un proceso mental, emocional y orgánico que es posible interpretar.
Si está en nuestra mente está en nuestra escritura, si está en nuestra escritura está en nuestra mente, por lo que un cambio en la escritura modificaría el circuito neuronal de nuestro cerebro.

El acto de escribir no solo refleja la psicología del individuo sino también su fisiología, por lo que forzando determinados cambios en la escritura se pueden curar diversas dolencias. En la escritura reflejamos nuestra realidad psíquica y fisiológica. La escritura delata como en una especie de electroencefalograma grafomotriz proyectado sobre un papel, el funcionamiento psicosomático del individuo.

Así como en grafología afirmamos que escribimos como somos, no es menos cierto que somos como escribimos, de este modo, se comprende que, modificando nuestra letra modificamos aspectos de nuestra personalidad.

El principio de la grafoterapia es que, si ciertos rasgos de la escritura están revelando ciertas características de la personalidad, haciendo el camino contrario, mediante entrenamiento retroalimentado (proceso consciente), variando ciertos rasgos gráficos se pueden modificar y mejorar ciertas características conductuales inconscientes de las personas.

Si se corrigen los trazos y las esencias reflejo de la ansiedad en la escritura, desaparece la manifestación de la ansiedad en la escritura y consecuentemente desaparece del cerebro. Esto es, en tanto la modificación de la escritura, sea de tal naturaleza que la escritura habitual pase a ser la corregida por el método terapéutico.

Grafología

GRAFOTERAPIA Y DISLEXIA

Se llama dislexia un trastorno específico del aprendizaje de la lectura, no relacionado con déficit alguno intelectual o neurológico.

Se trata de niños completamente normales, inteligentes e incluso muy inteligentes.

La dislexia se evidencia muchas veces en una lectura  lenta, vacilante, con una fragmentación silábica anárquica, con supresión de partes de palabras o palabras enteras. También se confunden algunas formas, por ejemplo b y d; se confunden sonidos, por ejemplo v por f, b por p, d por n; se invierten letras, por ejemplo, tar por tra, decer por ceder.

A veces la dislexia en sí misma puede pasar desapercibida, pero no así su consecuencia en la ortografía.

En términos generales la escritura del disléxico se caracteriza por ser vascilante, con gestos cortados, detenciones causadas por la duda, retoques numerosos, irregularidades en los espaciamientos entre líneas y palabras, líneas fluctuantes y desigualdad en la dirección y el tamaño.

Según explica la grafóloga Jacqueline Peugeot la escritura del niño disléxico presenta alteraciones en el orden, la forma y la velocidad. Por lo tanto el grafoterapeuta trabajará para desarrollar habilidades particularmente en esos aspectos.

En lo que refiere al orden se deberá trabajar en los espacios entre letras, entyre palabras y grafismos en general, así como en las distancias de los márgenes de la hoja. En síntesis se realizarán ejercicios tendientes a lograr una armónica relación entre el blanco del papel (parte no escrita de la hoja) y el negro (parte escrita de la hoja).

En lo que refiere a la forma, el disléxico se siente demasiado preocupado por la dificultad que representa para él fabricar la escritura, como para tener la posibilidad de transformarla. La escritura generalmente es simple o simplificada viéndose afectados principalmente los trazos “baja – centrado”, representativos del equilibrio y el orden.

También deberá trabajarse en la velocidad, ya que el disléxico presenta un desarrollo cursivo entorpecido por múltiples paradas, vacilaciones y retoques.